La radio española continúa su larga travesía por el desierto, intentando remar a contracorriente y mitigar el duro impacto que ha tenido la Covid en sus ingresos. Los datos recopilados por Invertia apuntan a que el desplome ha sido de, al menos, un 30% en los primeros nueve meses del año. El problema es que las campañas de han hundido y los muchos anunciantes han reducido drásticamente sus inversiones.

Noticias relacionadas

El grupo Atresmedia (dueños de Onda Cero y Europa FM) advirtieron este jueves en su informe trimestral enviado a la CNMV que la inversión en el mercado de publicidad de la radio cayó un 29,2% hasta septiembre, según sus estimaciones internas. Un dato que otras fuentes elevan hasta el 35% en el caso de las emisoras más grandes. 

Lo cierto es que el dinero que están dejando de ingresar las principales radios españolas es muy relevante. Entre enero y septiembre del año pasado ingresaron 296 millones de euros, según las cifras de Infoadex, por lo que un retroceso del 30% les estaría llevando a facturar unos 89 millones de euros menos.

Si hacemos caso a la cuota publicitaria de las grandes cadenas al cerrar el año 2019, la más perjudicada está siendo Cadena Ser. La emisora de Prisa tiene el 40,5% de cuota, por lo que en los primeros nueve meses del año habría dejado de ingresar unos 35 millones de euros. Si consideramos que en todo 2019 facturó 169 millones, el roto es importante.

En el caso de Cope, su participación en el mercado radiofónico español es de aproximadamente el 27%, por tanto, estaría dejando de ingresar unos 24 millones, solo en los nueve primeros meses del año. En todo 2019 ingresaron 113 millones.

El futuro inmediato

En el caso de Onda Cero, sus cuentas presentadas este jueves indican que sus ingresos cayeron hasta los 44,5 millones de euros, unos 14,6 millones menos que igual periodo del año anterior. El grupo de emisoras de Atresmedia tiene una cuota del 19% e ingresó 79,7 millones en 2019.

¿Qué ha pasado? Evidentemente, la pandemia ha impactado duramente en las cuentas e ingresos publicitarios -los únicos que tienen las emisoras de radio- ya que los anunciantes han reducido sus inversiones ante la llegada de la fuerte crisis económica.

No obstante, el principal problema es que los rebrotes de la pandemia en toda España y el mundo han terminado por lapidar los tímidos brotes verdes que los equipos comerciales de las emisoras esperaban para el segundo semestre del año. 

Los datos de InfoAdex indican que en el primer semestre el sector de la radio facturó 165 millones de euros por publicidad lo que supuso una caída del 34,3% respecto a los ingresos de igual periodo del año anterior. Si los seis primeros meses del año tuvieron una caída del 30%, significa que nada ha remontando y que el tercer trimestre solo ha traído caídas más suaves del 25% aproximadamente (30% menos en julio y 23% de caída en agosto).

¿Qué esperar para el final de año? Todo dependerá de la pandemia, si siguen los confinamientos más duros o si los comercios comienzan nuevamente a verse afectados, evidentemente, el impacto seguirá siendo duro. La publicidad local es una de las claves de las emisoras y en el caso de las grandes representa al menos de la mitad de todos sus ingresos. De esta manera, con comercios locales cerrados no habrá dinero para publicidad

Control de costes

En este sentido, y solo con la actual situación, las previsiones de ingresos de las emisoras para la segunda parte del año se han reducido ostensiblemente y, por tanto, debe endurecerse el control de costes.

Es por ello por lo que las emisoras buscan fórmulas para mantener sine die ajustes de costes, al menos durante 2021 y quizás 2022. Ello sin perjuicio de que el próximo año también se pondrían poner en marcha despidos. 

Como ya contó este diario, las fuentes consultadas indican que la nueva normalidad, que amenaza con convertirse en la normalidad a largo plazo, deja una serie de puestos en las emisoras que ya no tienen utilidad. Es el caso de los técnicos y periodistas que se desplazaban habitualmente a los eventos deportivos. Con las restricciones de la Covid que solo permite la entrada de un profesional por medio a los campos de fútbol hay decenas de trabajadores que llevan meses sin encontrar un encaje en sus equipos.

Lo mismo pasa con los técnicos de los estudios. La mayoría de las estrellas y redactores llevan meses teletrabajando, lo que deja sin utilidad a mucho personal de las sedes de las emisoras que ya no tienen que velar porque una serie de conexiones salga correctamente. Los directivos de las cadenas se han dado cuenta de que pueden sacar los programas adelante sin tanto equipo humano y que es mucho menos costoso que sus grandes voces intervengan desde casa.