Las grandes emisoras españolas no atraviesan por su mejor momento financiero. Las dos grandes -Ser y Cope- confirmaron en sus cuentas anuales que el impacto del coronavirus para 2020 será importante y que su facturación se verá muy resentida durante todo el año.

Noticias relacionadas

Una situación que les obliga a reducir costes y a tocar todas sus partidas de gastos. En este sentido, tanto Ser como Cope, confirmaron que deberán seguir profundizando los recortes emprendidos a partir de abril y mayo, los que por el momento han afectado a sus plantillas y a cortes operativos.

No obstante, las fuentes consultadas por este diario indican que las grandes cadenas se están planteando recortar los salarios de sus grandes estrellas, muchos de los cuales hasta el momento no se habían tocado, pese a la crisis. 

De hecho, los sueldos de los principales presentadores son una parte importante de la masa salarial, y en el caso de algunas cadenas, como la Ser o Cope, recortar un porcentaje a sus estrellas sería un buen punto de partida para apuntalar costes.

Hablamos de importantes salarios que van desde los siete millones de euros hasta el millón. Si se toca un 10% o un 20% de éstos, estaríamos ante ahorros de varios cientos de miles de euros.

Grandes estrellas

La medida podría afectar a grandes figuras como Carlos Herrera, Ángel Expósito o miembros del equipo de Deportes de Cope como Manolo Lama o Paco González. En el caso de Cadena Ser estaríamos hablando de estrellas como Àngels Barceló, Pepa Bueno, Carles Francino o Manu Carreño.

Carlos Herrera y su equipo de colaboradores más cercanos cobran unos siete millones de euros anuales, una cifra que se elevaría en torno a los diez millones para todo el equipo de Deportes de Cope.

En el caso la Ser todas sus grandes estrellas ganan en torno a un millón de euros anual de manera individual, con pequeñas variaciones de decenas de miles de euros hacia abajo o hacia arriba de esta cifra.

En cuanto a los recortes ya realizados, a comienzos del confinamiento Cope negoció una rebaja salarial para parte de los trabajadores del 20% y en el Cadena Ser se aprobaron en mayo dos ERTE, el primero de suspensión de jornada a 256 empleados de la emisora, mientras que el de reducción de salario del 10% (el segundo ERTE) se aplicó a otros 924 trabajadores de la cadena de radio.

El ERTE de reducción salarial y de jornada tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre y el de suspensión hasta el 12 de julio de este año. No obstante, en el caso de las dos emisoras los ajustes se han quedado cortos tras un muy mal primer semestre en cuanto a ingresos de publicidad.

Caída de la publicidad

Los datos de Infoadex indican que en el primer semestre todo el sector de radio facturó 165 millones de euros por publicidad -su único ingreso- lo que supuso una caída del 34,3% respecto a los ingresos de igual periodo del año anterior. 

En términos individuales, las emisoras solo han hecho públicos los resultados del primer trimestre sin el gran impacto del confinamiento en sus cuentas. En este sentido, hasta 31 de marzo de 2020 la pandemia provocó en las cuentas de la Ser una reducción de los ingresos de explotación y del resultado de explotación de 6,5 millones y 4,6 millones de euros, respectivamente.

En el caso de Cope, la emisora confirmó un descenso en las ventas de marzo, que se vieron reducidas en un 35% respecto al mismo mes del año anterior y que acumularon en el primer trimestre del año un descenso del 19% interanual.

Facturación anual

La fuentes consultadas indican que el impacto en el segundo semestre será mucho peor del esperado por culpa de los rebrotes y las malas perspectivas macroecómicas si es que hay nuevos confinamientos. En este sentido, las previsiones de ingresos se han reducido y, por tanto, debe endurecerse el control de costes.

Cope facturó 129,7 millones de euros en 2019 y Cadena Ser ingresó 159,6 millones en este mismo periodo. De esta manera, si se ahorran un o dos millones en salarios de sus estrellas se podría producir un importante alivio en sus cuentas.

De momento, la decisión no está tomada y se está a la espera de ver cómo evolucionan los ingresos publicitarios en septiembre, cuando se adoptarán las medidas pertinentes. Pero lo cierto es que en los despachos de estas emisoras la posibilidad ya está sobre la mesa y cada día que pasa coge más fuerza.