No ha sido un buen año para Dazn en España. El Netflix del deporte no ha podido rentabilizar su fuerte apuesta por nuestro mercado tras la pandemia. A partir de marzo se paralizaron los eventos deportivos y con la vuelta de las competiciones los reveses se han repetido: Euroliga suspendida, Moto GP sin Marc Márquez y Premier a medio gas, han sumado un explosivo cóctel que ha generado un retroceso en sus abonados.

Noticias relacionadas

Una situación compleja que coincide con la salida de Sky de España, solo tres años después de desembarcar. Un movimiento que confirma que en el mercado de las operadoras en streaming no cabe todo el mundo. Y menos en España donde hay al menos una decena de operadores diferentes.

 "Te escribimos para compartir contigo que, lamentablemente, hemos tenido que tomar la difícil decisión de cesar las operaciones en España. Esto quiere decir que la plataforma dejará de estar operativa el 1 de septiembre y que, debido a la finalización del servicio, algunos de nuestros contenidos pueden verse afectados en los próximos días", decía la plataforma en una carta a los pocos abonados que tenía en nuestro país.

Un gigante como Sky, número uno en televisión de pago en Reino Unido y Alemania, ha claudicado, lo que ha hecho saltar las alarmas en todas el resto de plataformas. También en Dazn, que ha sido el último en desembarcar en marzo del año pasado.

Evidentemente hay una saturación de players en nuestro país y todo parece indicar que solo el más fuerte sobrevivirá y, según coinciden todos los expertos, lo hará solo el que tenga contenidos realmente exclusivos y atractivos. El que tenga un catálogo pobre está condenado a la desaparición... como Sky.

Derechos en exclusiva

Precisamente, éste es el principal reto de Dazn y en la plataforma lo saben. Realizaron una fuerte inversión inicial tras su desembarco a principios de 2019 arrebatándole a Telefónica los derechos de Moto GP. Luego compraron la Premier League y la Euroliga reuniendo tres eventos de primer nivel, pero -a excepción de las motos- ninguno por sí solo se ha convertido en un generador masivo de abonados.

Dazn siempre ha declarado que quiere tener todo el deporte, pero se han llevado una cura de realidad desde que llegasen a España. Sucesivamente han fracasado en conseguir los derechos de la Champions League y la Liga española porque las cuentas no les salen. Y ahora pujan -aunque con poco éxito- por quedarse con el Mundial de Fórmula 1.

Lo cierto es que descontando estos tres grandes eventos, su catálogo es bastante escaso. No tienen ninguna otra gran liga de Europa, en baloncesto solo tienen la Euroliga y en Motor solo un puñado de eventos sin gran tirón popular. En resto de catálogo son deportes de segundo nivel que tiene poco seguimiento efectivo. 

Por si fuera poco llegó la pandemia que tiró por la borda las ya de por sí rebajadas pretensiones. La Euroliga no volvió a jugarse, lo que les dejó casi todo el año sin este pilar de su parrilla, la Premier League empezó a medio gas hace solo unas semanas y su gran baza -Moto GP- ha confirmado muy pocas carreras y sin Marc Márquez, lesionado en la primera carrera del curso.

El sistema de suscripción de Dazn es sin permanencia, lo que impide frenar fugas masivas de abonados cuando acaban las competiciones. Para darse de alta hay que pagar 9,99 euros al mes, pero la baja se puede tramitar en cualquier momento, lo que sumado al fin de sus grandes eventos ha generado un importante número de salidas.

¿Futuro en España?

No hay cifras oficiales, pero ante las cancelaciones la compañía está replanteándose la conformación de sus equipos. En el caso de la Euroliga no tendrán emisión hasta septiembre del próximo curso, lo que no hace rentable tener un equipo de comentaristas y técnicos en plantilla durante todo el año.

De momento, todo está en revisión pero la operadora deberá hacer ajustes si es que quieren empezar el próximo año en óptimas condiciones y salvar el curso en nuestro país. 

¿Irse de España como Sky? De momento nadie se lo plantea en Dazn, pero todo parece indicar que lo tendrán complicado si no logran sumar grandes eventos de primer nivel a su catálogo durante 2021. Todo está por ver.