El grupo Prisa ha puesto en marcha un plan de contingencia para atenuar el impacto económico del coronavirus en la marcha de su negocio. En un comunicado remitido a la CNMV la noche del martes confirmó la reducción de la compensación de los consejeros del 20% y de la retribución anual del consejero delegado, Manuel Mirat, y de la alta dirección del 35%. 

Noticias relacionadas

Del mismo modo, fuentes sindicales confirman que el grupo se plantea realizar un ERTE de reducción de jornada a los departamentos no esenciales en estos momentos. El plan está en estudio pero podría concretarse en los próximos días.

Por su parte, el grupo Unidad Editorial ha convocado a su representación sindical para una reunión en los próximos días en el que se pondrá sobre la mesa un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE), previsiblemente a su departamento de Gestión y de Revistas.

Los dos grandes grupos de prensa impresa en España habían sido de los pocos que no habían puesto medidas sobre la mesa, pero no ha podido resistir la fuerte caída de la publicidad.

En el caso de Prisa, en la aplicación de las medidas de este plan de contingencia "se dará prioridad a la implementación de las acciones en el ámbito laboral que mejor posibiliten el mantenimiento del empleo en el presente entorno socioeconómico".

La idea es "preservar niveles suficientes de liquidez en el conjunto del grupo y en sus negocios, manteniendo el compromiso de desinversiones en activos no estratégicos ya identificados en los planes de desapalancamiento de la compañía".

Unidad Editorial

En el caso de Unidad Editorial, el ERTE no se ha comunicado oficialmente, pero la dirección sí que ha transmitido a la representación de los trabajadores de todas sus publicaciones que en los próximos días se reunirán (por internet) para negociar las condiciones del ERTE.

En este sentido, algunos comités van a esperar la propuesta oficial para informar con detalle a su gente, pero otros les han enviado un comunicado en el que dicen que rechazan el ERTE y que estudien otras medidas, como rebajas de sueldo a los jefes de todas las categorías.

En cualquier caso, las fuentes consultadas indican que el ERTE no afectaría a redacción sino que se pondría en marcha en el departamento de Gestión y en el de Revistas, que en estos momentos no están teniendo actividad por el parón de la publicidad y la paralización de las actividades de ocio.

La AMI, patronal que agrupa a estos dos grupos, ha denunciado que la publicidad ha caído en todas sus publicaciones en el orden del 70% en las primeras semanas de confinamiento y prevén que en abril caiga no menos del 50%.

En este sentido, grupos como Vocento preparan un ERTE de reducción de jornada para 300 personas, mientras que Henneo y Prensa Ibérica también ultima acciones similares en sus principales publicaciones.