Durante muchos meses, las imágenes de aeropuertos vacíos y aviones aparcados en las pistas dieron la vuelta al mundo. La pandemia ha impactado de lleno en la industria aérea, que ya ve la luz al final del túnel y estima que en 2023 habrá recuperado los niveles de tráfico de 2019, incluso se superarán ligeramente, según cuenta en una entrevista en Invertia Rafael Schvartzmann, vicepresidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) para Europa

Noticias relacionadas

El pasaporte sanitario europeo y el ritmo de vacunación ayudan a pensar que estos pronósticos se cumplirán; aunque desde IATA reclaman mayor unidad en las decisiones en el ámbito europeo y, en el caso de España, que Aena no lleve a cabo la subida de tasas aeroportuarias anunciada. 

El principal motivo para el directivo de IATA es que las compañías aéreas “han hecho un esfuerzo extraordinario en la reducción de costes de hasta el 50%”, han incrementado su deuda y han quemado muchos millones de euros en efectivo. De hecho, los rescates han impedido muchas quiebras.

Más de un año después, ¿qué balance hace de la pandemia?

Está siendo la peor crisis a la que se ha enfrentado la industria en su historia. Hablamos de una pandemia que ha impactado en un 90% del tráfico con el sector totalmente parado desde hace más de un año.

Rafael Schvartzmann, vicepresidente de IATA para España.

En los últimos días hemos visto buenas noticias con la aprobación del certificado verde digital en Europa. Es el comienzo, pero queda para la recuperación del sector, especialmente en España, que tiene mucha dependencia del turismo y por ello es necesaria la recuperación aérea.

¿Cuántos ingresos ha perdido la industria desde entonces?

Solo este año se espera que la industria pierda 47.700 millones de dólares (39.241,5 millones de euros). Eso es mucho menos que lo que perdió en 2020, que fueron 126.000 millones de dólares (103.660,3 millones de euros).

Se espera que a lo largo de este año la industria a nivel global queme entre 61.706,5 y 78.161,6 millones de euros de efectivo

De los 47.700 millones que perderán, el 38-39% será dentro de Europa, que se está llevando una parte importante de los efectos por la falta de medidas conjuntas. Al no tener conectividad en la UE, el Espacio Único Europeo se ha perdido. 

También han quemado mucho efectivo, ¿lo tienen cuantificado? 

Se espera que a lo largo de este año la industria a nivel global queme efectivo entre 75.000 y 95.000 millones de dólares (entre 61.706,5 y 78.161,6 millones de euros). 

A pesar de ello, han quebrado menos aerolíneas de lo previsto…

Ha habido muchos gobiernos que han salido a apoyar a la industria y eso es de agradecer. Ha ayudado a que no se hayan producido quiebras y, por otro lado, la industria ha hecho un esfuerzo extraordinario en la reducción de costes de hasta el 50%. 

Pero algo preocupante es que ha incrementado el nivel de deuda que mantienen las empresas. El incremento de deuda a nivel global del sector es de 220.000 millones de dólares (181.005,3 millones de euros). 

El esfuerzo extraordinario de las aerolíneas en ahorro llevará a la reducción de empleo. ¿Cuántos puestos peligran?

En 2020, un total de 728.000 personas perdieron su empleo en la industria aérea. Calculamos que en los ERTE hay 1,1 millones de puestos de trabajo. Efectivamente, hay un riesgo de pérdida de empleo muy elevado.

A largo plazo, en 2030 se espera el sector mueva 5.600 millones de pasajeros, un 7% menos de los proyectados antes de la pandemia

La industria ha hecho un esfuerzo muy importante como sacar aviones menos eficientes e incorporar otros más eficientes para apoyar la sostenibilidad. Clave también para la reactivación del sector. 

Ha habido mucha polémica con algunas ayudas. Ryanair las ha criticado y en España está el caso de Plus Ultra. ¿Qué opinión le merece?

Nosotros hemos pedido a los gobiernos apoyar a la industria. Las condiciones deben ser claras y transparentes para todos, pero no entramos a juzgar este tipo de cosas. 

Algunas aerolíneas en el ámbito global ya están usando el IATA Travel Pass. ¿Cómo está funcionando?

Para restablecer eficientemente los vuelos y la conectividad uno de los factores importantes es la digitalización. Además del pasaporte europeo, a nivel global hay la misma necesidad. Por eso IATA ha desarrollado una app (IATA Travel Pass) integrable a cualquier plataforma de cualquier aerolínea.

Es una solución que permitiría de forma eficiente restablecer la conectividad. Está teniendo mucho interés por parte de gobiernos y aerolíneas (hay 36 compañías que la usan, incluidas algunas españolas). 

En cuanto a la recuperación, IATA espera que en 2023 el número mundial de pasajeros supere los niveles anteriores a la Covid-19…

Las últimas previsiones que tenemos apuntan a que en 2021 la industria termine recuperando un 52% de la demanda en comparación con 2019. En 2022 se estima que lleguemos al 88% y en 2023 que se superen los niveles de 2019 en un 5%. 

Pero a largo plazo, en 2030 se pronostican 5.600 millones de pasajeros, un 7% menos de lo proyectado antes de la pandemia. Es una pérdida de crecimiento de entre dos y tres años para la industria. 

En España, Aena estimó que hasta 2026 no se recuperaría el tráfico de 2019… 

Va a depender de que se abran mercados como Reino Unido. La demanda latente existe. Un ejemplo es Portugal, que registró crecimientos del 60% al 80% de reservas cuando estuvo en la lista verde de Reino Unido. 

Incrementos de tráfico de los países en color verde en el semáforo de Reino Unido. Fuente: IATA.

También tenemos que tener en cuenta que las aerolíneas tuvieron que reducir sus costes. Creemos que Aena debería hacer su parte y en este momento lo que vemos es que está planeando el aumento de las tasas. Nos parece inaceptable. Lo que debería pasar es que Aena planifique una reducción de tasas para poder acompañar la recuperación de la industria.

Por último, ¿cómo ve el verano?

Vemos de forma positiva medidas que permiten la apertura de mercados con el certificado digital. Además, un factor importante va a ser la aplicación de políticas comunes para que la reapertura sea igual.

Será un verano mejor que el anterior, pero no en los niveles de 2019. Si hoy se están operando el 40% de los vuelos, si se puede operar el 50 o 60% sería un gran logro. El tema es que esto continúe y no ocurra lo de 2020. También hay que tener en cuenta los compromisos de deuda de las aerolíneas para recuperarse.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de Invertia, después 5,99€ (en lugar de 7,99€) Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información