La batalla por los alquileres de los locales de Aena encara su recta final, al menos en el plano de las negociaciones. Los grandes operadores de los aeropuertos españoles tienen hasta el 5 de marzo para aceptar la rebaja de Aena, que negocia con ellos in extremis para evitar que los procesos judiciales vayan a más.  

Noticias relacionadas

De los 123 arrendatarios con los que Aena trabaja en 46 aeropuertos, más del 56% aceptaron la oferta. Estos representan el 13% en términos de facturación. “Donde hay más resistencia es en los grandes operadores, que son multinacionales que tienen en su accionariado a grandes fondos de inversión, fondos soberanos…”, ha afirmado Maurici Lucena, presidente y consejero delegado de Aena durante la presentación de resultados de Aena. 

“La voluntad de Aena es seguir negociando hasta el último minuto”, ha asegurado Lucena. Por ello, el directivo personalmente ha llegado a reunirse con los cinco grandes operadores que rechazan su propuesta y que representan el 90% de la facturación total, según Aena, que apunta a que “su problema financiero es de otra escala”. Entre estos, destacan Dufry, Áreas o SSP. 

“Les he explicado por qué proponemos los descuentos y pensamos que es bueno que lo acepten. A partir de esas conversaciones no sé cuáles de ellos van a aceptar”, reconoce Lucena, quien también defiende que el gestor no tiene una posición dominante. 

En caso de que todos aceptaran la oferta de Aena, esto representaría 800 millones de euros entre 2020 y 2021 que Aena renunciaría a cobrar a estas empresas. Es una medida para “aliviar el estrés financiero”, señalan. 

Cabe recordar que la propuesta, por periodos, recoge una reducción del 100% en la RMGA del período comprendido entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 2020 y un descuento del 50% desde el 21 de junio de 2020 hasta el 8 de septiembre de 2021. Propuesta que es “inamovible”, según Lucena. 

En 2020, por tanto, el descuento ronda el 60%. Además, si las superficies se cierran por decisión operativa de Aena, el descuento es de hasta el 100%. Hasta la fecha, han aceptado esta propuesta un 56,2% del total de los clientes.  

Juicios

Una de las principales obsesiones de Aena es evitar la batalla judicial con los operadores de comercios y restauración en los aeropuertos. De hecho, entre las condiciones impuestas está la de renunciar a los litigios judiciales contra el operador. No obstante, ya hay varios procesos abiertos y no se descarta que se abran más a lo largo de este año.

A día de hoy, de los juicios abiertos “en seis de ellos la Justicia ha dado la razón a Aena, dos han sido favorables a los demandantes y hay otras tres sentencias pendientes de vista o son parciales”, asegura Lucena. 

La batalla también ha saltado al plano político. Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) registró una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados para pedir rebajar estos alquileres. 

Propuesta que apoya Foment del Treball, que pide que a los arrendamientos de comercios y restaurantes ubicados en la red de aeropuertos de Aena se les aplique la misma excepción prevista para el sector ferroviario respecto al Real Decreto Ley 35/2020 de diciembre en su Disposición Adicional Primera. Esta disposición contempla la reducción del 50% de la renta o moratoria de su pago durante el estado de alarma prorrogable hasta un máximo de cuatro meses. 

Pérdidas

La batalla que libra Aena con algunos propietarios de locales se produce en un contexto en el que la empresa pública ha registrado pérdidas del ejercicio 2020, las primeras desde 2012, que ascienden a 126,8 millones de euros. Sus ingresos caen un 50,2%, hasta los 2.262,9 millones de euros debido a las restricciones a la movilidad provocadas por la pandemia. 

Asimismo, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ha sufrido una caída del 74,2%, hasta los 714,6 millones de euros, incluyendo 22,7 millones de euros de la consolidación de Luton y un impacto negativo de 66,8 millones de euros de Aena Brasil. 

La reducción del tráfico de pasajeros durante el año en España, del 72,4%, hasta los 76,1 millones de viajeros (del -70,9% si se incluyen el Aeropuerto de London-Luton y de los seis aeropuertos de Aena Brasil), se ha traducido en una caída de la actividad aeronáutica que registra una bajada del 67,1% en sus ingresos. 

Los comerciales se anotan un descenso del 16,4% (hasta los 1.046,7 millones de euros), pero incluyen Rentas Mínimas Anuales contabilizadas no cobradas de 635,5 millones de euros, incluidas las correspondientes al periodo del estado de alarma (198,6 millones de euros), en aplicación de las normas de contabilidad (NIIF 16-arrendamientos).