Las previsiones de Aena reflejan un panorama negativo. Durante la junta de accionistas, Maurici Lucena, presidente y consejero delegado del gestor aeroportuario ha avanzado que “con seguridad” terminarán el año en números rojos tras la caída del tráfico aéreo provocado por el impacto de la Covid, especialmente en el sector turístico

Noticias relacionadas

“Se va a producir la paradoja de que Aena va a enlazar un 2019 de récord con un 2020 en el que experimentamos fuerte deterioro y con seguridad terminaremos en números rojos”, ha señalado Lucena en su intervención. En esta, ha asegurado que “los resultados de 2019 han proporcionado una situación privilegiada para adoptar la dura etapa que vivimos”. 

Sin embargo, Aena creen que “es difícil hacer una previsión de la recuperación de los aeropuertos” a pesar de que IATA y ACI finjan a partir de 2024 la recuperación de la demanda a niveles precovid. “En España estamos en la segunda ola de la enfermedad que tendrá un impacto negativo en el tráfico aéreo en los próximos meses”, afirma. 

Con este panorama, el presidente del gestor aeroportuario ha defendido que “una reducción de las tarifas indiscriminada como reclaman algunas aerolíneas no solo es ilógica, sino que tendría unos efectos muy perjudiciales en unas cuentas como las nuestras muy dañadas por la Covid”. Desde el gestor recuerdan que “tienen las tarifas más competitivas y más bajas de todo su entorno competitivo”. 

De hecho, Lucena ha recordado que el Consejo de Administración ha revisado el incentivo planificado para la temporada de invierno, y ha aprobado un nuevo incentivo extraordinario de recuperación de operaciones que adapta a las actuales circunstancias del mercado la política puesta en marcha en verano. 

A pesar de la Covid, Aena no deja de lado su compromiso medioambiental. Dentro del plan de acción climática, la compañía se ha establecido como objetivos para 2026 conseguir la neutralidad de carbono con compensación; la consecución de la acreditación del nivel 3+ Carbono neutral en varios aeropuertos y alcanzar el 100% de autoabastecimiento eléctrico de origen renovable. El último objetivo, el 'Net Zero Carbon', se ha adelantado a 2040 del 2050 previsto inicialmente.

Pérdidas hasta septiembre

La junta de accionistas se ha celebrado telemáticamente justo después de que Aena anunciara unas pérdidas de 107,6 millones de euros entre enero y septiembre de 2020. Este dato refleja el impacto de la crisis de la Covid-19, las restricciones a la movilidad y los vetos de otros países a España, según un comunicado de la empresa. 

El número de pasajeros en estos nueve meses ha caído un 69,7% en España, hasta los 64,9 millones. Si se contabilizan los datos del Aeropuerto de Luton (Londres) y de los seis aeropuertos de Aena Brasil, la cifra de pasajeros asciende a 74,6 millones, un 68,7% menos que en el mismo periodo de 2019. El descenso del tráfico se inició en marzo y se agudizó en primavera, con caídas de hasta el 99%. 

El beneficio bruto de explotación en este período ha sido de 516 millones de euros, lo que supone un descenso del 75,9% respecto a 2019, incluyendo 14,4 millones de euros de la consolidación de Luton y un impacto negativo de 77,4 millones de euros de Aena Brasil derivados de la corrección valorativa del activo en Brasil por 72,9 millones de euros. 

La generación de caja de la compañía ha sido de 321,8 millones de euros, frente a los 1.913,9 millones de los primeros 9 meses de 2019. En este mismo periodo, la deuda financiera neta de Aena se ha incrementado ligeramente hasta los 6.704,3 millones de euros frente a los 6.672,8 millones de euros al cierre de 2019.