Tras un verano negro para las aerolíneas, la lenta recuperación de la venta de billetes y la evolución de la pandemia dificulta el despegue de las aerolíneas en el nuevo curso. Por ello, Ryanair ha anunciado una reducción del 20% en sus operaciones de cara al mes de octubre. 

Noticias relacionadas

La pasada semana Ryanair anunciaba una emisión de bonos por valor de 850 millones de euros con la que buscaba lograr una "refinanciación" ante el impacto sufrido por la Covid-19.

La nueva medida de recorte debe sumarse a la que ya acometió la empresa el pasado mes de agosto, también del 20%, y que afectaba a España principalmente. Ryanair espera que tras esta disminución, que en total asciende al 40% respecto al mismo periodo del año anterior, la ocupación se sitúe por encima del 70%.

Mala gestión de los gobiernos

Ryanair considera necesario aplicar reducciones de capacidad debido a la imposición de restricciones de viajes dentro de la Unión Europea, que se imponen "con poca antelación, lo que perjudica a los consumidores a la hora de hacer reservas con antelación".

La compañía señala que si se mantienen las tendencias actuales y la "mala gestión de los gobiernos de la Unión Europea", es posible que tenga que recortar también la capacidad durante el periodo de invierno.