A las puertas de conocer el plan de turismo desarrollado por el Gobierno, el sector turístico se une en bloque para lanzar un mensaje común al Ejecutivo de Pedro Sánchez con el objetivo de salvar a un sector que aporta el 12% del PIB y que se ha visto duramente golpeado por la crisis del coronavirus. 

Noticias relacionadas

“Tienen que echarnos una mano. No podemos continuar si no ingresamos con los costes que tenemos. Es imposible cuadrar las cosas”, ha indicado el presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, durante su intervención en la cumbre empresarial telemática 'Empresas españolas liderando el futuro' organizada por la CEOE.

Una frase que refleja el sentir de todo el sector, pero también plasma la parálisis del Gobierno en los últimos tres meses con respecto a la situación de esta industria. “El sector se siente abandonado. Es momento para incentivar la demanda y ya el sector se encarga de dar sostenibilidad y digitalización. El Gobierno debe de tomar medidas hacia nosotros”, señala Jorge Marichal González, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat).

En línea con esto el presidente de Lopesan, Francisco López Sánchez, ha destacado como su principal demanda la claridad en el mensaje desde las administraciones. “Es el peor obstáculo con el que cuenta el sector turístico. La falta de claridad socava la confianza de operadores”, apunta, a la vez que indica que este es el momento de tomar medidas porque dentro de unos meses “puede que no haya solución”.

Cabe recordar que este fin de semana Sánchez adelantó la apertura de fronteras al ciudadanos del Espacio Schengen al 21 de junio. Decisión que, de nuevo, volvió a pillar por sorpresa al sector turístico y que a estas altura de poco sirve.  

Ampliación de los ERTE

Como viene siendo habitual, la reivindicación más proclamada por todo el sector es la ampliación de los ERTE hasta finales de año; aunque desde la patronal hotelera no están de acuerdo en cómo se están gestionando las negociaciones. “Nos estamos equivocando en la manera en la que se negocian los ERTE. Se está incentivando al que le va bien y se debe tener en cuenta a los que les va mal”, señala. 

En este sentido, “van a batir el récord de empresas en concurso. Calculamos 85.000 establecimientos pueden cerrar y afectar a 400.000 empleos en hostelería”, señala el presidente de Hostelería España, José Luis Yzuel. Desde esta patronal reclaman microcréditos para las pequeñas empresas y la paralización de las amortizaciones de todas las empresas; además de un plan de gastronomía

Y de vuelta a los ERTE, el presidente de AC Hoteles by Marriot, Antonio Catalán, ha instado al Gobierno a endeudarse para "aguantar" los ERTE y las líneas de avales del ICO que se han impulsado para paliar la crisis provocada por el coronavirus.

Otras peticiones

Pero el encuentro empresarial organizado por la CEOE ha dado para mucho más. El presidente del Grupo Barceló, Simón Pedro Barceló, apuesta por adaptar el programa del Imserso para los sanitarios. “Estos programas permiten menos desempleo y desestacionalizar. Son programas que han generado gran rentabilidad privada y pública”, apunta, ya que “cada euro invertido la administracion ingresa 1,5 euros”. Cabe recordar que los Viajes del Imserso están paralizados. 

Y dentro de las medidas de flexibilidad “sería positivo medidas en los contratos de alquiler y apoyar la idea de la aplicación del IVA superreducido a todas las actividades del sector que nos permitiría ganar competitividad”, ha destacado.

Y, por su parte, el presidente de Iberia, Luis Gallego ha sacado del cajón dos viejas reivindicaciones. Cree que "es el momento de desbloquear la llegada del AVE a Barajas y fomentar el Cielo Único Europeo"; además de poner en marcha un plan renove por parte de la UE. “Hay que actuar ya sin perdida de tiempo, volando en la misma cabina el sector público y privado”, ha señalado. 

También ha cuestionado el modelo de ayudas estatales las ayudas públicas que se están otorgando a aerolíneas como Air France o Lufthansa por parte de sus gobiernos que van a hacer que la competencia tras la crisis sea "aún más difícil".