Los problemas que se están registrando en las cadenas de suministros a nivel global no tendrán ningún impacto en la próxima campaña de Navidad para LG. La compañía surcoreana tiene garantizadas existencias suficientes para atender a la demanda de sus clientes y prevé "pocos o ningún" ajuste de precios en el corto plazo.

Noticias relacionadas

En una entrevista con EL ESPAÑOL-Invertia, el director de operaciones de LG en España, Gabriel Mesas, ha señalado que ante la "tormenta perfecta" que se está viviendo a nivel global, las grandes compañías como LG cuentan con herramientas para contener su impacto a diferencia de otras empresas que operan de forma "más oportunista". 

Estos grupos trabajan con contratos anuales o multianuales con los que tienen aseguradas unas capacidades de producción y transporte. Por ello, ante un problema de escasez de componentes en el mercado, la compañía puede ver algo reducidas sus entregas, pero nunca quedarse a cero como las empresas oportunistas. 

Por este motivo, Mesas ha descartado que LG tenga algún tipo de problema de disponibilidad de productos para la próxima campaña de Navidad o incluso en 2022 gracias a los acuerdos que tiene con los fabricantes de microchips o las compañías de transporte. 

A ello se suma que LG no depende tanto de Asia como otras empresas, por lo que se ve menos afectada ante problemas de suministro o disponibilidad en aquel continente. Mesas ha remarcado que LG cuenta con fábricas también en Europa y América, algunas de ellas incluso trabajando al 120%, como las de Polonia. 

Pese a que tiene asegurado el suministro, LG no es inmune al aumento de los precios en el transporte o en las materias primas. Sin embargo, las grandes compañías como ellos no están realizando acciones relevantes de precios en el corto plazo. 

"¿Algún ajuste de precios vamos a tener que hacer en el corto plazo? Poco o nada", ha asegurado Mesas. Sin embargo, en el medio plazo, si la situación se mantiene, toda la industria de la electrónica y los electrodomésticos va a tener que repercutir precios a los clientes

Efecto Forrester

Por otro lado, Mesas también ha explicado que, como ocurre en todas las "tormentas perfectas", es difícil señalar un único factor detrás de estos problemas de suministro. Es más, ha resaltado que lo que se ha producido es un efecto cascada de acontecimientos en torno a la demanda, lo que en matemáticas se conoce como "efecto Forrester"

Este efecto consiste en que, cuando en un proceso más o menos continuado se produce una disrupción en la demanda hacia arriba o abajo, sus impactos en el tiempo se multiplican exponencialmente.

En esta caso concreto, el efecto Forrester viene motivado por la pandemia de la covid-19 y por la discontinuidad en el transporte debido, tanto a los problemas en los puertos de Asia por el coronavirus, como al buque que se quedó atascado en canal de Suez durante dos semanas el pasado mes de marzo

Estos problemas en el transporte han hecho no sólo que se retrasen las entregas de productos, sino que algunas grandes empresas con influencia entre las navieras obligaran a estas compañías a saltarle las escalas previstas y a llevar sus cargamentos directamente a sus fábricas. 

En consecuencia, Mesas ha resumido que los contenedores han llegado tarde, no han parado donde tenían que parar y se han vuelto vacíos a Asia al no cargar donde tenían previsto hacerlo inicialmente. 

Problemas en 2022

¿Y hasta cuándo va a durar este efecto Forrester? El director de operaciones de LG en España ha apuntado que, según los economistas y sociólogos, éste desaparece cuando se normaliza la situación y las capacidades y las demandas se igualan.

En este sentido, ha detallado que gran parte del crecimiento de la demanda que se ha registrado en los últimos tiempos es artificial, al mismo tiempo que algunas capacidades pueden incrementarse. Por ejemplo, en uno dos años la capacidad de transporte desde Asia se podrá incrementar en un 10% o 20%. 

Preguntado en concreto por cuánto va a durar esa situación, Mesas ha señalado que su apuesta personal es que se prolongue aún entre seis meses y un año más. "Entre la mitad y el final de 2022 está situación se tiene que moderar", ha apuntado. 

Asimismo, ha añadido que la subida de los precios de las materias primas va a conllevar también un encarecimiento de los productos. Y cuando hay un encarecimiento de los productos es inevitable que la demanda de los mismos baje

Este "efecto Forrester" y las subidas de los precios de las materias primas y los transportes afectan a cualquier compañía, pero no todas están igual de capacitadas para absorberlo y algunas ya lo están repercutiendo en sus clientes finales.

El director de operaciones de LG en España ha señalado que empresas más pequeñas que trabajan de manera más oportunista en el mercado están ya elevando los precios que cobran a sus clientes alrededor de un 15% o 20%

Contenido exclusivo para suscriptores

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información