Vodafone España quiere aprovechar la avalancha de fondos europeos que llegarán a España en los próximos años para liderar la digitalización de las pequeñas y medianas empresas y administraciones. Para ello, la compañía ha presentado planes para optar a fondos europeos por valor de 900 millones de euros, según ha podido confirmar Invertia.

Noticias relacionadas

La compañía centra sus proyectos en impulsar la competitividad industrial y reducir la brecha digital. Para ello está trabajando con diferentes empresas y administraciones para captar hasta 750 millones de euros del paquete de fondos comunitarios centrados en la digitalización. 

Del mismo modo, se han presentado proyectos por otros 130 millones centrados en la Transición Ecológica. Conectividad digital, cobertura 5G en zonas rurales, productividad agrícola, logística, teleasistencia e inclusión digital, son los ejes de estos proyectos que, de aprobarse, marcarán la hoja de ruta de la división de empresas y Administraciones públicas de la operadora.

Estos proyectos de Vodafone también tendrán un fuerte componente regional. De hecho, muchos de éstos planes se han presentado en conjunto con diversas administraciones de diferentes Comunidades Autónomas para aprovechar al máximo la colaboración público-privada que abren los fondos europeos a través de los PERTE. 

España recibirá 140.000 millones de euros del fondo de recuperación europeo, de los que 72.700 millones se darán en ayudas directas, después de que la Unión Europea haya alcanzado en julio un histórico acuerdo de 750.000 millones de euros para la recuperación tras la crisis de la Covid-19.

Digitalización y Transición Ecológica

La inversión debe servir para impulsar la recuperación de la economía española, por un lado, y propiciar la transformación del modelo productivo, por el otro. Uno que se encamine hacia la transición ecológica, la digitalización, la movilidad sostenible, y el desarrollo de la economía de cuidados.

De este montante, 72.000 millones de euros se utilizarán para el periodo 2021-2023 y 26.600 millones se han incluido ya en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de este año, aunque el Estado tenga que emitir deuda para costear estos proyectos si el dinero no se activa durante este curso.

Los dos ejes de estos recursos son la transición hacia un modelo medioambiental más sostenible, que acaparará el 37% de los fondos, y la transformación digital de la economía, que recibirá otro 33%. El resto de iniciativas se sufragarán con el 30% restante.

Para la gestión de estos cuantiosos recursos y evitar cuello de botella, el Gobierno ha activado una verdadera revolución de la Administración pública. Se han reducido plazos, asignado más plantilla en determinados departamentos, digitalizado las oficinas públicas y los trámites y creado la figura de los PERTE, consorcios público-privados para unir las fuerzas de todas las administraciones con las empresas.

En esta línea se han activado una decena de manifestaciones de interés para que las empresas presenten sus proyectos lo que ha llevado a que algunas compañías y patronales ya hayan anunciado sus proyectos con milmillonarios objetivos de inversión.

Eléctricas y Seopan

En diciembre, las patronales Seopan y Tecniberia presentaron un plan de inversiones por valor de 100.428 millones de euros para la modernización de las infraestructuras en el país, capaz de crear hasta 1,4 millones de empleos hasta el año 2026.

Las subvenciones por parte del Estado alcanzarían los 12.740 millones de euros, lo que supone el 17,8% de las ayudas directas destinadas a España por parte de los fondos europeos en los próximos tres años, mientras que la inversión privada coparía el importe restante hasta los 100.000 millones de euros, es decir, el 85%.

Endesa anunció también que ya presentó al Gobierno sus 110 proyectos por un montante total de 19.000 millones de euros, 16.000 millones "elegibles" para recibir ayudas. Según indicó su CEO José Bogas, habrá proyectos que puedan recibir ayudas de hasta el 50% del total del coste y otros solo el 10. "Se podría decir que la ayuda europea representará entre el 20% y el 25% del total del coste de esos proyectos", indicó.

Por su parte, Iberdrola aspira a recibir 8.000 millones de euros en los 150 proyectos que lidera y en los que movilizaría otros 13.000 millones de iniciativa privada. Los programas se refieren a electrificación, offshore flotante, movilidad, hidrógeno verde, renovables innovadoras, redes inteligentes, economía circular y almacenamiento energético.

En tanto, Naturgy ha presentado unos 100 proyectos por valor de 13.000 millones de euros. El centenar de propuestas presentadas por la energética giran alrededor de cinco ejes: energías renovables que contemplan innovación, obtención de hidrógeno y biometano, digitalización de redes, rehabilitación energética, transición justa y, en menor medida, movilidad.

CEOE y Seat

La semana pasada se conoció también el consorcio entre Seat, Iberdrola y el Ministerio de Industria para construir la primera fábrica de baterías para coches eléctricos de España con fondos europeos. Una parte fundamental del proyecto F3 (Fast, Future, Forward) que adelantó Invertia y que además incluye a Telefónica para producir el coche eléctrico conectado en nuestro país.

En esta misma línea, la CEOE -que ha montado una oficina dentro de su estructura para asesorar a pymes y empresas medianas para la gestión de fondos- ha propuesto que las entidades bancarias (como los bancos Santander, BBVA, CaixaBank o Sabadell) tramiten y asignen parte de las líneas de financiación para acelerar su distribución, especialmente entre las pymes.