El foco de las esperanzas para una vacuna frente al coronavirus se coloca este martes sobre Novavax. La farmacéutica estadounidense se dispara un 13% en Wall Street después de haber anunciado que en breve comenzará con la Fase 1 de investigación para su compuesto candidato a prevenir la infección.

Noticias relacionadas

La noticia penaliza la cotización de Moderna, que hasta ahora parecía situarse a la vanguardia de la carrera por un antídoto al Covid-19. Sus acciones caen un 11% este martes a consecuencia de la retirada de los inversores de perfil más especulativo y oportunista que en los últimos días se mueven de una farmacéutica a otra intentando dar con la descubridora del esperado hallazgo.

Novavax ha informado no solo del permiso para la próxima fase de estudio, sino también de que ya ha reclutado a los primeros participantes del mismo en Australia con edades entre los 18 y los 59 años. De este modo, espera poder contar con resultados concluyentes en julio. El prototipo de vacuna, NVX-CoV2373, se basa en su adyuvante Matrix-M para mejorar la respuesta inmunológica frente al virus.

Aplidin frente al remdesivir

Este martes la española PharmaMar también ha aportado novedades sobre sus estudios frente a la epidemia. El director general de a compañía, Luis Mora, ha explicado que los primeros ensayos clínicos que están realizando con su fármaco Aplidin en hospitales madrileños están arrojando resultados “muy, muy buenos”.

En este sentido, ha llegado a anunciar que su efectividad frente a los síntomas del coronavirus es “1.000 veces superior al de remdesivir”, el antiviral de Gilead que venía siendo señalado como uno de los medicamentos con cierta efectividad frente a la infección. Las acciones de la farmacéutica gallega subían un 2,9% al cierre de la sesión en la bolsa española.

Mientras el debate sobre si las medidas de desescalada están yendo demasiado rápido en algunos países y podrían suponer el arranque de una segunda oleada de contagios, también este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que el mundo está "a la mitad de la primera ola" a escala global.