Wall Street estrena la semana en martes debido al festivo del Día de los Caídos de este lunes. Y lo hizo al alza. El motor del rebote se encontró fundamentalmente en los avances conocidos en los últimos días hacia una cura frente al coronavirus y la confianza en que la desescalada avanza a buen ritmo sin que se produzcan rebrotes serios de la epidemia.

Noticias relacionadas

En cuanto a este último punto, los analistas destacan especialmente la relativa normalidad con la que los estadounidenses han celebrado el Día de los Caídos, que está considerado informalmente como el pistoletazo de salida a la temporada estival. Las reuniones, celebraciones familiares y compras en establecimientos se desarrollaron sin grandes incidentes ni más cambios que los que impone la nueva etiqueta sanitaria.

Con este telón de fondo, el Dow Jones se quedó a las puertas de recuperar los 25.000 puntos con avances del 2,2%. El S&P 500 no logró echar el lazo a los 3.000 puntos aunque subió un 1,2%. El tecnológico Nasdaq no logró subirse a la ola de las subidas y perdió un 0,26% hasta los 9.389,98.

La agenda macroeconómica del día también contribuyó al tono alcista de la sesión. Tanto el índice de actividad económica de la Fed de Filadelfia como el de precios a la vivienda de S&P Case Shiller arrojan cifras por encima de las estimaciones de los economistas.

El primero muestra una contracción del -16,7 en abril, más suave que la que habían arrojado otros indicadores similares. El segundo, muestra una subida del 0,5% en las 20 principales ciudades del país frente al 0,2% que marcaban las proyecciones.

Llegadas y retiradas

Peor ha sido el tono del índice de confianza del consumidor de la Conference Board, que se queda en 86,6 puntos frente a los 88 que esperaban los expertos, pero mejora los 85,7 puntos de su última referencia.

A pesar de las turbulencias del mercado, la que sigue adelante para debutar en el Nasdaq en las próximas semanas es Warner Music. El objetivo del sello discográfico es colocar unos 70 millones de acciones por entre 23 y 26 dólares, lo que implicaría una valoración inicial para su oferta pública de venta (OPV) entre 1.610 y 1.820 millones de dólares.

Los inversores del parqué neoyorquino se topan en que este martes las acciones de Hertz no marcan precio. El gigante del alquiler de coches decidió acogerse a la ley estadounidense de bancarrotas para varias de sus unidades regionales, entre ellas las de Norteamérica, a consecuencia del impacto fatal que la crisis del Covid-19 ha tenido en sus finanzas.

Farmacéuticas en el foco

En lo corporativo, uno de los focos de la sesión está en la farmacéutica Regeneron. Y no tiene que ver con el coronavirus. La compañía cayó un 4,34% tras haber anunciado que destinará 5.000 millones de dólares para recomprar parte de las acciones de las que su rival Sanofi, dueña de un 20% de la estadounidense, ha anunciado que quiere desprenderse. La francesa es titular de 23,2 millones de títulos de la americana, de los cuales tiene previsto vender 12,8 millones.

El relevo en noticias frente al coronavirus lo tomó en el sector Novavax, que subió un 4,6% después de haber anunciado la entrada en Fase 1 del estudio de su vacuna contra la infección. De este modo, comenzará su ensayo con personas en los próximos días en Australia, con el objetivo de poder contar con evidencias concluyentes sobre su fármaco ya en julio.