El corral de la movilidad urbana tiene un nuevo gallo. Seat ha puesto en marcha su servicio de motosharing en Barcelona. Un movimiento con el que el fabricante español de automóviles acentúa su apuesta por los servicios de movilidad compartida y que, además, sacude un segmento en el que ya hay una gran concentración de primeros espadas. 

Noticias relacionadas

Compañías como Acciona, Movo, eCooltra y Muving ya cuentan con una importante presencia en el negocio de las motoclicletas compartidas sostenibles. Un segmento que junto con los patinetes y el carsharing están configurando una opción para desplazarse que cada vez tiene más presencia en las ciudades españolas.

Seat ha desplegado su primer servicio de motosharing en Barcelona con una flota inicial de 632 eScooters. Un número de vehículos que viene definido por el reparto de licencias realizado por el Ayuntamiento de la Ciudad Condal. 

El servicio cuenta con una aplicación mediante la que los usuarios seleccionan la moto que quieren utilizar. En ese momento el vehículo queda asignado y los clientes del servicio pagan una tarifa que arranca a partir de los 0,26 euros por minuto.

Pero las opciones no terminan aquí. El motosharing de Seat ofrece también un modelo de suscripción por semanas o meses que incluye el seguro del vehículo, el mantenimiento, un casco y un cambio de batería semanal. El coste de esta tarifa es de 75 euros semanales, o 200 euros mensuales. En el caso de alquilarla trimestralmente, el coste mensual sería de 150 euros.

Un mercado lleno de primeros espada

Los servicios de movilidad compartida de motocicletas han ido creciendo sin hacer mucho ruido. Tras el boom que protagonizaron los patinetes en 2019 y el desarrollo de servicios de carsharing, el motosharing ha ido conquistando posiciones a medida que iba sumando empresas cada vez más importantes.

En este sentido, Acciona ha sido la compañía que más rápido y de forma más contundente ha desplegado sus servicios. En tan solo 20 meses, el grupo ha pasado de no tener ninguna motoclieta en servicio a contar con una flota de 10.000 que opera en ocho ciudades de tres países

Otro de los jugadores clave de este mercado en España es Movo. La división de servicios de micromovilidad de Cabify cuenta con 800 vehículos en Madrid y 650 en Barcelona. Una presencia que está dando unos resultados que permitió captar 20 millones de euros de inversión de Mutua Madrileña y Seaya Ventures el pasado año y 13 millones de Delivery Hero este año.

Las apuestas de Muving y eCooltra

Otro actor nacional en el campo del motosharing es Muving. La compañía fundada por Rafael Contreras comenzó con una estrategia muy agresiva, llegando a más de 10 ciudades, que le permitió hacerse con la posición de IOScoot y así unir sus flotas y sus servicios. Ahora mismo, cuenta con presencia en Madrid, Cádiz, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Córdoba, ciudades desde las que la empresa quiere consolidar su posición.

Y no se pude hablar de motosharing en España sin hablar de eCooltra. Compañía fundada en 2006 por el alemán Timo Buetefisch en Barcelona. Una empresa pionera que a lo largo de estos años ha ido reposicionando sus servicios y que, en la actualidad opera servicios de motocicletas compartidas en Madrid y Barcelona. 

A este grupo de compañías se suman otras iniciativas de menor escala que están entrando en el reparto de licencias. En definitiva, un segmento de la movilidad en el que, una vez consolidados los negocios, durante los próximos ejercicios tendrá que demostrar la capacidad para aumentar su base de clientes. Algo que marcará tanto el tamaño del propio mercado como el número de jugadores que pueden conseguir negocio en él.