La promotora inmobiliaria Metrovacesa cuenta con una de las mayores carteras de suelo finalista de España. En 2019 presentó un plan para el periodo 2020-2023 que recogía vender suelos por valor de unos 600 millones de euros, pero llegó la pandemia y ha dado al traste con todo.

Noticias relacionadas

Cuando empezó la Covid-19 retiramos nuestro guidance”, explican fuentes de la compañía a Invertia. “Ahora mismo no hemos indicado una cifra concreta de previsión de ventas de suelo más allá de 2021, aunque nuestra intención es que sea superior en los siguientes años”, añaden.

Durante el pasado ejercicio, la promotora obtuvo 16 millones de euros de ingresos con la venta de más de 51.000 metros cuadrados de suelo. Para este año se han fijado desinversiones por encima de 50 millones de euros en esta partida, aunque Metrovacesa no fija un objetivo concreto a medio plazo más allá de querer acelerar las ventas y optimizar el portfolio a medio plazo.

De hecho, la depreciación de los suelos por la incertidumbre asociada a la pandemia ha provocado que la valoración de su cartera genere un impacto negativo de 137 millones de euros en los resultados anuales de la compañía.

No obstante, el informe anual indica que “se esperan crecimientos anuales de las ventas que se verán acentuadas a partir del año 2021, alcanzando facturaciones futuras que oscilarán entre los 500 y 850 millones de euros”.

Jorge Pérez de Leza, CEO de Metrovacesa. Metrovacesa

Suelo para 35.500 viviendas

Y eso que 2020 terminó con cierto optimismo. En sus cuentas anuales presentadas este martes ha reflejado una “cierta recuperación de la demanda durante el cuarto trimestre de 2020, especialmente en suelo de uso residencial”.

En términos de gestión de suelo, la compañía ha avanzado significativamente durante los doce meses de 2020, alcanzando importantes hitos que garantizan el desarrollo de futuros proyectos en las ubicaciones más atractivas, como Madrid, Barcelona, Sevilla o A Coruña, entre otras.

Durante el pasado ejercicio, Metrovacesa transformó a finalista el equivalente a 307 viviendas, lo que eleva su cartera de suelo finalista hasta el 83% frente al 74% en el momento de su salida a Bolsa. El más significativo ha sido en Arpo en Pozuelo de Alarcón, con 258 viviendas. Está planificado empezar obras de urbanización del ámbito este año y la empresa espera iniciar su lanzamiento antes de un año.

El informe anual refleja que a 31 de diciembre de 2020 la promotora cuenta con un banco de suelos con capacidad para más de 35.500 viviendas aproximadamente, pudiendo variar esta cifra en función del diseño final de los proyectos.

En paralelo, la promotora avanza en la gestión de algunos de sus principales ámbitos de suelo para asegurar futuros lanzamientos, reforzando así una de sus principales ventajas competitivas: una amplia cartera de suelo de calidad que garantiza futuros lanzamientos de promociones en buenas ubicaciones.