Ya no pueden más. Las comercializadoras independientes de electricidad no sienten el apoyo del Gobierno en un momento crítico con la escalada sin precedentes de la electricidad, los problemas con las distribuidoras que no les facilitan los datos para facturar a los clientes y las garantías que deben disponer. 

Noticias relacionadas

Por eso, una veintena de comercializadoras se han unido para constituir la Asociación de Comercializadores de Energía Eléctrica (ACENEL) y han alertado de las posibles consecuencias negativas que podría tener la reforma de la tarifa regulada que están planteando sobre la competencia y liberalización del mercado.

Las comercializadoras integrantes en ACENEL han participado en varias iniciativas y propuestas recientes enviadas al legislador y regulador nacional -al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)- "debido a los numerosos problemas a los que se han visto enfrentadas debido a factores totalmente externos y ajenos a las mismas".

En un comunicado, ACENEL advierte de la iniciativa reciente del legislador "mediante la cual se crearían tarifas intervenidas para ciertos segmentos de consumidores, en detrimento del resto de consumidores, de la efectiva competencia y prescindiendo de cualquier mecanismo de concurrencia competitiva, favoreciendo a las comercializadoras de las eléctricas tradicionales y echando por tierra décadas de liberalización del sector".

Además, alerta de la asunción de la rebaja del IVA hasta su liquidación con Hacienda, "debiendo soportar la aplicación de un IVA inferior al de la totalidad de los pagos que tienen que hacer los comercializadores por la adquisición de la energía que suministran a sus clientes".

Además, ve una "falta de acierto para adecuar los sistemas a los nuevos periodos horarios y sistema tarifario a partir de junio de este año por parte de algunas de las principales distribuidoras de electricidad, que siguen generando graves problemas en el ciclo de lectura de los contadores de energía eléctrica a consumidores y comercializadores".

Llamamiento generalizado

ACENEL, que deja "abiertas" sus puertas para integrar a todas aquellas comercializadoras de energía independientes que se quieran unir, estima que el impacto de estos aspectos podría ser resuelto "con iniciativa, voluntad y la comunicación fluida entre el conjunto del sector de la comercialización de electricidad, el resto de actores y la Administración Pública".

Las comercializadoras independientes de electricidad suministran energía a más de tres millones de consumidores, con una presencia importante en pymes e industrias y una creciente penetración en el segmento doméstico.