Dice el refrán que nunca llueve a gusto de todos. Y esto es lo que ocurre con el posible decreto que plantea el Gobierno para abaratar el precio de la luz en dos segmentos muy sensibles al coste de la energía: los hogares y la gran industria. Sin embargo, hay daños colaterales, las comercializadoras independientes que ya están en la cuerda floja por la escalada sin precedentes de la luz de los últimos meses.

Noticias relacionadas

"Sería la guinda en una situación que es insostenible para la mayoría de las comercializadoras independientes", explica a EL ESPAÑOL-Invertia Sandra Salinas, responsable del Departamento de Operación de la comercializadora Luvon Energía.

Según las informaciones publicadas recientemente, el Ministerio para la Transición Ecológica estaría valorando excluir a los generadores de renovables, cogeneración y residuos que perciben la retribución específica establecida en el régimen del mercado mayorista de electricidad (RECORE). El objetivo es que acudieran a vender su producción a un mercado paralelo al actual mercado diario de energía con el objetivo de proporcionar una tarifa a los clientes domésticos (de PVPC o tarifa regulada) con un precio intervenido. 

La tarifa regulada es un sistema para fijar el precio de la luz al coste más bajo posible y que solo pueden acceder a ella los hogares y algunas pymes. El problema es que solo pueden ofertar PVPC las comercializadoras de referencia, es decir, Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP o Viesgo (Repsol), lo que dejaría fuera de juego a las más de 200 comercializadoras que existen actualmente en el mercado.

Pero ¿por qué la tarifa PVPC solo la pueden ofertar estas cinco cuando hay tantas comercializadoras que lo podrían ofertar con las mismas garantías? "Es una cuestión que debería estar encima de la mesa, pero si no, otra opción es que se cree un PVPC que se diriga solo a los consumidores verdaderamente vulnerables", añade Salinas. 

Problemas económicos

Esas comercializadoras, las independientes, están viviendo una situación límite a lo largo de los últimos meses por los altos precios del mercado eléctrico. Pero no es lo único.

"Las distribuidoras no nos están haciendo la facturación correcta de los consumos de nuestros clientes, o directamente no nos las envían así que no les podemos cobrar a los clientes, pero tenemos más problemas. También tenemos que contar con un alto número de impagos y con los altos precios del pool, aumentan las garantías que nos piden desde OMIE (operador del mercado) y REE (operador del sistema). Eso sin contar con la facturación de los mercados secundarios o de ajustes, que también lo pagamos". 

Si una comercializadora independiente se la inhabilita porque no puede hacer frente a tantos costes, sus clientes automáticamente pasan a una comercializadora de referencia. 

Y la industria, a favor

Frente a esta situación, está la industria de gran consumo energético. Hace unas semanas advirtieron que tendrían que parar por los altos costes de la electricidad, y así ha ocurrido.

Por eso, a su patronal AEGE (Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía) le parece una buena solución esas subastas del RECORE. Dice que a corto plazo atajaría la escalada de precios de la energía eléctrica, que amenaza con "tirar por tierra" la recuperación económica.

"Esta medida, junto con otras como la exención del 80% del peaje de transporte y la máxima compensación, autorizada por la Comisión Europea, del CO2 indirecto (estimada en 450 millones de euros para 2022), podrían servir", han señalado desde AEGE.

De la misma manera, han pedido tomar medidas de forma urgente, ya que en las industrias que ellos representan, los costes eléctricos llegan a alcanzar el 60% de los costes totales, algo que con la subida del precio de la energía está representando un 75%. "En España pagamos un 135% más que en Francia y un 45% más que en Alemania", han lamentado.

Contratos bilaterales

Mientras que las comercializadoras independientes claman en el desierto por evitar un futuro poco prometedor si se lleva a cabo la creación de ese mercado para tarifa PVPC, los industriales también se desesperan por encontrar ofertas para contratos bilaterales (PPAs) con comercializadoras o generadores de electricidad.

Es una pena que diez días después de la aprobación del RDL 23/2021, que revisa las condiciones de la minoración por el impacto del precio del gas, ninguno de sus asociados ha recibido ofertas de contratos bilaterales de las eléctricas dominantes a precios competitivos, aseguran.

"Esta situación presiona aún más a la industria electrointensiva, máxime cuando todavía no han sido retiradas alguna de las cartas que enviaron las eléctricas dominantes a los grandes consumidores industriales invalidando los PPAs firmados antes del 14 de septiembre de 2021", han denunciado.

Contenido exclusivo para suscriptores

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información