El precio de la luz en el mercado mayorista volverá este viernes a registrar el precio más alto de su historia. El valor por megavatio llegará mañana a los 117,14 euros, solo unos céntimos por debajo de los 117,29 euros, el récord registrado hace solo siete días.

Noticias relacionadas

De esta manera, se iguala el precio más alto de la historia batido durante cinco jornadas consecutivas la semana pasada. Una escalada que se frenó a partir de este lunes, pero que ahora podría retomarse.

Este jueves el precio ya superó los 110 euros por megavatio la hora, aunque se espera que el precio vuelva a bajar este sábado y este domingo porque las fábricas y las empresas descansan por el fin de semana.

Sin embargo, a partir del próximo lunes vuelvan a marcarse cifras de récord y no es descartable que se superen los 117 euros, el máximo histórico que se alcanzará este viernes.

Así, el precio del pool, que en España se usa de referencia para calcular la tarifa regulada a la que están sujetos unos 10 millones de hogares, cuadruplica los 33 euros que alcanzó el pasado 20 de agosto de 2020. 

Causantes de la subida

La luz sube porque los precios del gas y de los derechos de emisión de CO2 que están marcando la tendencia alcista en el pool en los últimos meses, se suma desde la llegada del calor que ha incluido en que las energías eólica e hidráulica hayan reducido su contribución en el mix eléctrico.

De hecho, el Banco de España estima que en torno al 70% de la fuerte subida de los precios mayoristas de la electricidad en el primer semestre se debe al encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 y de los precios del gas, materia que emplean las centrales de ciclo combinado.

Por motivos lógicos, a factura se dispara en verano, cuando la contribución de la energía eólica es mucho menor y se necesita más gas, que se encuentra en máximos históricos. Del mismo modo, en agosto suelen producirse los mayores picos de demanda, en especial en los hogares, lo que aumenta la demanda de energía elevando aún más sus precios.

Impacto en la factura

Por otro lado, la generación renovable mantiene su imparable crecimiento y ya cubre el 53% de la demanda. Sin embargo, su avance no es suficiente para anular el fuerte impacto que está teniendo la subida del precio de las emisiones de CO2 (EUA): un 36% en lo que va de año.

En cuando a su impacto en la factura de la luz, el precio de la energía tiene un peso cercano en la factura de en torno al 24%, mientras que alrededor del 50-55% corresponde a los peajes -el coste de las redes de transporte y distribución- y cargos -los costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa- y el resto de impuestos.

De hecho, en julio se registró la tercera factura más alta de la historia con unos 88 euros en el mercado residencial. Se espera que en agosto estos precios impulsen la factura hacia máximos, pero no se cree que hasta septiembre se registre la mayor de la historia.