Enagás, EDF, Madrileña Red de Gas y Q-Energy se han asociado para impulsar la creación del “Valle de Hidrógeno Renovable” de la Comunidad de Madrid. El proyecto, en fase de estudio, abarcará tanto la producción como la distribución del hidrógeno y contribuirá a descarbonizar la región reduciendo las emisiones del sector del transporte y la industria.

Noticias relacionadas

En concreto, el proyecto contempla el despliegue de una solución de hidrógeno renovable a gran escala compuesta por una planta de electrólisis con una capacidad de hasta 60MW que será alimentada por una planta de energía solar fotovoltaica, ambas de nueva construcción al inicio del proyecto.

El hidrógeno verde será consumido localmente o bien distribuido por la red gasista o mediante camiones cisterna a los consumidores finales, principalmente del sector de la movilidad, empresas de transporte (urbano y por carretera) y logística (incluyendo la del Aeropuerto Madrid-Barajas), además de industrias y sector residencial de la zona.

De esta forma, la iniciativa permitirá a la región progresar en su proceso de transición energética y agilizar la descarbonización de sectores de difícil electrificación.

El proyecto ha sido presentado a la manifestación de interés sobre hidrógeno verde del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico en diciembre de 2020. Asimismo, los socios impulsores han compartido las ventajas de esta iniciativa con representantes de la Comunidad de Madrid y autoridades locales.

Instituciones académicas regionales, como la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad de Alcalá de Henares, asociaciones sectoriales y empresas del ámbito de la movilidad y la logística ya han mostrado su apoyo al proyecto.

Un futuro asequible

Los sectores del transporte y de la industria son dos de los mayores consumidores energéticos, y por tanto generadores de emisiones, en la Comunidad de Madrid. Con este proyecto, que estima producir unas 8.500 toneladas de hidrógeno verde, se podrá evitar la emisión de 132.000 toneladas de COal año, contribuyendo a la mejora de la calidad del aire en la capital.

El hidrógeno es un vector energético que permite reducir emisiones de gases de efecto invernadero y favorece la descarbonización de múltiples sectores. Para que el hidrógeno sea considerado verde se tiene que producir a partir de fuentes de energía 100% renovables, como la solar o eólica, que se utilizarán para separar el agua en hidrógeno y oxígeno.

El proyecto estará ubicado en el Corredor del Henares, uno de los principales ejes residenciales, industriales y empresariales de la Comunidad, enclave logístico privilegiado para el desarrollo de actividades ligadas al transporte.

Por su proximidad al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y en línea con el Plan de Acción Climática de Aena, con este proyecto se busca promover también la descarbonización de las actividades aeroportuarias. También impulsar a corto plazo el consumo del hidrógeno verde en maquinaria y equipos de apoyo en tierra para aeronaves y, a medio o largo plazo, el suministro de carburantes neutros o sin emisiones para la propulsión de las futuras aeronaves.

Esta iniciativa supondría una palanca de crecimiento para la Comunidad de Madrid, contribuyendo al desarrollo de su economía e industria y redundando en la creación de empleo sostenible y cualificado. También situaría a la región entre las más vanguardistas de Europa en el uso del hidrógeno verde para la movilidad.

Política de descarbonización

A través de esta colaboración, las compañías impulsoras avanzan en sus respectivas estrategias de descarbonización.

Según Marcelino Oreja, CEO de Enagás, "este acuerdo encaja a la perfección con el compromiso de Enagás con la descarbonización".

"La compañía aportará su experiencia en el impulso de los gases renovables en un proyecto que es ejemplo de cómo uniendo fuerzas podemos contribuir a la transición energética en sectores tan importantes como la industria y el transporte, y a reducir las emisiones globales".

Para Ana Gil Nuño, consejera delegada de EDF Ibérica, "este proyecto se inscribe en nuestra estrategia para alcanzar la neutralidad carbono y nos permite poner en práctica el conocimiento y experiencia de EDF en el ámbito del hidrógeno renovable, vector esencial para la descarbonización de sectores como el industrial y el de la movilidad".

"Esperamos contribuir al éxito de este proyecto con nuestras capacidades en toda la cadena de valor del hidrógeno renovable y con una curva de aprendizaje adquirida en el desarrollo de proyectos a nivel europeo. Estamos convencidos de que este proyecto es una gran apuesta de futuro por un desarrollo económico más sostenible".

"Como compañía distribuidora de gas natural tenemos un fuerte compromiso con los proyectos innovadores", ha dicho Alejandro Lafarga, CEO de Madrileña Red de Gas, "y, más aún, los llevados a cabo por empresas y asociaciones que buscan procesos transformadores que incrementen la eficiencia energética de los consumidores finales".

Por otro lado, ha recalcado "el futuro uso de energías renovables, tanto en movilidad como la industria. Apostamos por el desarrollo de los gases renovables como el hidrógeno y el biometano que ayuden a la reducción de CO2 y partículas contaminantes”.

Íñigo Olaguibel, socio fundador y CEO de Q-Energy, afirma que “este proyecto tiene el potencial de impulsar a la Comunidad de Madrid hacia la descarbonización de sectores clave para la economía y refuerza el compromiso de Q-Energy con la transición energética y la sostenibilidad, tras más de 15 años de actividad en la inversión en activos renovables no solo en España sino a nivel global”.