Laura Ojea Alberto D. Prieto

El Consejo de Ministros bajará el IVA de la luz en su reunión extraordinaria del próximo jueves, según ha confirmado fuentes gubernamentales. Así lo ha confirmado la Secretaria de Estado de Comunicación del Ejecutivo.

Noticias relacionadas

Se prevé aprobar tres medidas como la reducción del IVA del 21% al 10% hasta fin de año para todos los consumidores con potencia contratada hasta 10 kW. En este caso siempre será cuando el precio medio mensual del mercado mayorista de la electricidad esté por encima de los 45 euros por MWh.

En el caso de los consumidores vulnerables severos, tendrán la misma reducción de IVA, y hasta fin de año, pero sin límite, con independencia de su potencia contratada y del precio del mercado. 

Y por último, se aprobará una de las medidas anunciadas, la suspensión temporal, en el tercer trimestre del año, es decir, julio, agosto y septiembre, del 7% del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE).

Finalmente, la medida solo incluirá a aquellas PYMES que tengan una potencia contratada de hasta 10 kW, y no 15 kW como dijo previamente la coalición morada.

Como anunció la vicepresidenta Ribera en el Congreso la semana pasada, fuentes ministeriales han confirmado a Invertia que "el Ministerio para la Transición Ecológica y el de Hacienda estamos trabajando en medidas rápidas y efectivas para atajar los altos precios de la luz".

Rebajar el IVA

Las organizaciones de consumidores como Facua (que también han defendido esta medida) estiman que el recibo medio de una familia española podría ascender a 87 euros al mes. Aplicando esta rebaja del IVA, la factura mensual quedaría por debajo de la barrera de los 80 (79,1 euros).

La medida es una reivindicación de Unidas Podemos que llega en momentos en que el precio de la luz está disparado llegando a sus máximos del año. En su programa electoral, los morados apostaban por esta rebaja, aunque únicamente para los "consumidores vulnerables". Pero durante la borrasca de Filomena negaron la mayor, diciendo que perjudicaba al Estado y que tenían que pagar las eléctricas.

Los que sí han defendido una rebaja del IVA es Ciudadanos. La formación naranja lleva proponiendo en el Congreso de los Diputados que se baje el IVA de la luz porque no tiene sentido que se grave "un bien de primera necesidad como es la electricidad"

Ésta es además la primera de una batería de medidas que PSOE y Unidas Podemos llevan negociando varios días.

Impuesto eléctrico

Otra de las medidas que podrían reducir la factura de la luz es la que se va a llevar a cabo. La suspensión temporal del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica, IVPEE, o impuesto para la generación eléctrica se introdujo en la Ley 15/2012 de 27 de diciembre de 2012, de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. Es un tipo fijo de gravamen del 7%. Una propuesta que nace del ala socialista, más partidario de suspender ese recargo sobre la generación eléctrica, que ya se hizo durante seis meses hace tres años.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció hace una semana que se aprobaría esta medida utilizada desde noviembre de 2018 a abril de 2019, la suspensión temporal del impuesto del 7% a la generación eléctrica. Una decisión con la que se esperaba bajar la factura de la luz de entre el 2,5% y el 4% en el recibo doméstico y de entre el 5% y el 5,5% de la factura industrial.

En junio se están alcanzando máximos históricos, con 95,95 €/MWh es el segundo más caro del año, sin embargo, sin embargo lo más dramático para familias vulnerables es que se prevé que en verano el recibo eléctrico llegue a cotas mucho más altas. Influye el mercado europeo de CO2, que sigue ascendiendo, superando el techo de los 50 euros/Tn y el gas no para de subir. 

Beneficios caídos del cielo

Por último, el Gobierno anunció otra medida que aún no verá la luz. De hecho, podría postergarse su discusión hasta después del verano. Podría suponer un ahorro en la factura de los consumidores, pero queda por ver cómo se haría ese ajuste. Se trata de lo que se ha venido llamando 'beneficios caídos del cielo' o lo que denominó la ministra Teresa Ribera 'dividendos del CO2', con un impacto en las arcas públicas sería de unos 1.000 millones de euros. 

Según Unidas Podemos la caída de la recaudación por la rebaja del IVA se compensaría con una segunda propuesta: adelantar la puesta en marcha de la limitación de los llamados beneficios caídos del cielo de las eléctricas.

Hay que recordar que este recorte afectaría de lleno a las compañías eléctricas que ya han manifestado públicamente que sería una muy mala noticia para el sector.