Más leña al fuego entre eléctricas y Gobierno. Después del enfrentamiento por el anteproyecto de Ley sobre los "dividendos del CO2" que prevé aprobar el Ejecutivo, ahora la situación se ha tensado aún más. Los altos precios del mercado mayorista, que están alcanzando niveles récord, han provocado que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tome medidas.

Noticias relacionadas

Según han confirmado a Invertia fuentes ministeriales, el MITECO ha pedido a la CNMC que analice cualquier posible comportamiento irregular o mala práctica de mercado por parte de los operadores coincidente con la entrada en vigor de la nueva estructura tarifaria.  

Desde el mes de marzo, el precio de la luz no ha hecho más que subir, en parte debido a una subida del precio internacional del gas y en parte al precio del CO2, que ha llegado a rozar los 55 euros/TnCO2 en el comercio europeo de emisiones.

El problema es que los precios futuros en OMIE no vaticinan nada bueno. De hecho, se espera que sigan subiendo y eso que rozan los 80 euros/MWh de media, niveles hasta ahora nunca vistos.  

Otra vez, tras Filomena

No es la primera vez que el Gobierno solicita a la CNMC una investigación. En plena ola de frío, en enero pasado, pidió a la CNMC "investigar irregularidades" tras la subida de la luz.

El encargado de anunciarlo fue ministro de Consumo, Alberto Garzón, en Twitter. Un mensaje en el que destacaba que había una "ola de frío y otro pico de subida del precio de la luz. Hemos pedido a la CNMC que investigue si ha habido irregularidades en el mercado. Estamos buscando soluciones definitivas para una tarifa regulada que proteja especialmente a las familias más vulnerables".

Entonces se achacó la subida de la luz a falta de suministro de gas y a un aumento de los precios de esta commodity en los mercados internacionales. 

Sin embargo, cuando la presidenta de la CNMC, Cani Fernández, acudió al Congreso de los Diputados para dar explicaciones fue tajante: "No ha habido irregularidades en el mercado eléctrico al paso de la borrasca Filomena". De hecho, defendió que el sector eléctrico no estaba dominado por un oligopolio.

Queja de los consumidores

Para Facua-Consumidores en Acción, el precio del recibo de la luz para un usuario medio se ha disparado un 42% en los siete primeros días de junio con respecto al mismo del año pasado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que 2020 fue el año de la pandemia y los precios energéticos, tanto eléctrico como de combustibles para automoción se desplomaron. 

Aún así, el recibo de este mes, con esos 86 euros, sería el tercero más caro de toda la historia. Así, sólo tendría por delante los 88,66 euros del primer trimestre de 2012 y los 87,81 euros de enero de 2017.