La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha defendido el recorte de unos 1.000 millones de euros que el Gobierno pretende aplicar a las eléctricas en la sobrerretribución de la nuclear y la hidráulica. Ha afirmado que la rentabilidad de estas compañías "está muy por encima de la de otros negocios a costa de los consumidores domésticos e industriales".

Noticias relacionadas

En una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press, Ribera subrayó que el objetivo del anteproyecto de ley acordado el pasado martes es que "los consumidores no estén pagando unos dividendos que van directamente a sus cuentas de resultados". Se refiere a su decisión de aplicar un mecanismo de mitigación de parte del dividendo de carbono que perciben las tecnologías no emisoras anteriores a 2005 (hidráulica y nuclear).

En este sentido, señaló que las empresas "evidentemente" tienen que ser rentables, aunque subrayó que "en estos momentos la apreciación es que la rentabilidad está muy por encima de la de otros negocios a costa de los consumidores domésticos e industriales".

Ribera reconoció que la fiscalidad de la electricidad en España es "alta", ya que, además de un IVA del 21% sufre otros impuestos adicionales, como el 7% a la generación de electricidad creado por el Gobierno de Mariano Rajoy.

"Eso es lo que estamos analizando en su conjunto, cómo transformar la fiscalidad de los productos energéticos para dar señales coherentes y no ir parcheando", dijo.

De todas maneras, desligó el debate del precio de la luz, que está "disparado" y "enormemente alto". En este caso, anunció que se están adoptando medidas en ese sentido, de la nueva tarifa por tramos horarios, que fue propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en 2019 y busca "recuperar señales incentivando la eficiencia".

"No obsesionarse"

En este sentido, recomendó "no obsesionarse" con los tramos, ya que el efecto en el recibo es "limitado". "Incluso si pusiéramos 40 lavadoras en el tramo más caro del mes incrementaríamos la factura cuatro euros respecto a ponerla en los tramos más baratos", dijo.

Así, indicó que lo importante es actuar sobre el precio de la electricidad con medidas como la del dividendo de carbono, ya que no puede ser que costes aplicables al 9% de la electricidad terminen siendo "pagados por el 100% de la generación".

"Lo que nos preocupa es que vemos que ese precio alto de la generación eléctrica se puede mantener en el tiempo por cómo la UE tiene regulado el mercado eléctrico", añadió.