Greenpeace ha hecho cálculos sobre el coste de llevar a cabo una transición energética y ecológica con más ambición y mayor velocidad de la que ha propuesto el Gobierno en el PNIEC. Según el informe económico, Darle la vuelta al sistema: Un 4,8% del PIB para entrar en números verdes, encargado a Abay Analistas, sería necesario invertir 197.000 millones en los próximos cuatro años repartidos entre inversión pública y privada.

Noticias relacionadas

"Los dos principales pilares y los más acuciantes de nuestras 117 medidas son la transición energética hacia un sistema 100% renovable y la rehabilitación energética y reconstrucción de edificios", ha dicho Mario Rodríguez, director ejecutivo de la asociación ambientalista en una sesión de NEF Tendencias.

"La energía abanderará esta transición que debería ser más inclusiva, no puede estar en manos de las grandes compañías de determinados sectores". Para esos dos pilares, la organización prevé 53.500 millones de euros en transición ecológica y unos 52.500 millones en rehabilitación de edificios. 

Más ambición y velocidad

"Muchas de las iniciativas que proponemos se incluyen en el PNIEC pero la diferencia radica en la intensidad de los objetivos, en la velocidad y ambición, y en el calendario". Además de la descarbonización de la energía, también incluyen cambios en el transporte y la movilidad, "con más transporte público, reforzamiento del sector del ferrocarril o la reparación de las infraestructuras viarias". 

Por otro lado, la agricultura, ganadería, pesca, sector forestal también juegan un papel fundamental, "demostrado durante la pandemia", y por supuesto la Transición Justa y la agenda exterior. 

"No son fondos adicionales, muchas de estas partidas ya están asignadas en los fondos actuales", señala el responsable de Greenpeace. Y no todo tiene que salir de las arcas públicas. "A grandes rasgos, del total el 53,7% debe provenir de fondos públicos y el restante de privados".

Una propuesta que, dice, "no es simétrico ni estandarizado, por ejemplo en el sector energético, las inversiones privadas supondrían el 78,4% del total, mientras que ese porcentaje cambia en el caso del esfuerzo público para la rehabilitación de las viviendas".

Fiscalidad verde

Greenpeace consigue sumar los casi 200.000 millones para la transición ecológica por parte de los fondos europeos, los Presupuestos Generales (PGE) pero también con un cambio en la fiscalidad. 

"Incluso no solo hay que reforzar la fiscalidad verde. Según los responsables de Hacienda, la lucha contra el fraude fiscal podría aflorar unos 26.000 millones de euros. Y si los niveles de economía sumergida son parecidos a los del resto de países europeos, se podría recaudar otros 25.000 millones, y hablo de cifras anuales". 

En definitiva, serían medidas que facilitarían el mantenimiento o la creación de empleo y la protección social, supondrían un firme impulso para luchar contra la emergencia climática y la pérdida de biodiversidad, y ayudaría a construir una sociedad más resiliente.

“La propuesta de Greenpeace sobre la que en Abay hemos hecho el análisis económico tiene un claro elemento de oportunidad porque existe un consenso entre analistas y organismos económicos internacionales, sobre la necesidad de abordar de forma conjunta la crisis ecológica, la crisis económica y la crisis social”, ha declarado Maribel Martínez, directora de Abay Analistas, que ha recordado que “el 4,8% del PIB en el año 2024 es el resultado de fijar objetivos realistas para cada una de las medidas y de estimar las inversiones necesarias”.