Naturgy está desarrollando sendos proyectos de gas renovable a partir de residuos. Y los dos en la provincia de Barcelona. Uno de ellos es la primera instalación de España para inyectar gas 100% renovable procedente de un depósito controlado de residuos en la red de distribución de gas, que se encuentra en el Parc de l'Alba, en Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

Noticias relacionadas

El otro es un acuerdo de Nedgia (la filial de distribución de gas de Naturgy) con Waga Energy, Ferrovial Servicios para desarrollar un proyecto conjunto de inyección de biometano en la red de gas en el depósito controlado de residuos de Can Mata, ubicado en Els Hostalets de Pierola (Barcelona). También será el primero de este tipo que se financiará mediante un contrato de compra de energía a largo plazo en Europa.

Estas instalaciones suponen un "doble beneficio", tal y como ha subrayado el consejero delegado de Nedgia, Narcís de Carreras, en la visita al de Cerdanyola, ya que, por un lado, aprovecha los residuos en un recurso energético y, por el otro, evita la emisión a la atmósfera de 2.500 toneladas de CO2 al año.

La compañía ha invertido 2,2 millones de euros y producirá 12 gigavatios-hora anuales de biometano que se inyectará a la red en Cerdanyola, lo que equivale al consumo anual de 3.200 hogares, y "será gas de kilómetro zero", ha dicho de Carreras, quien ha destacado que será la primera vez que se hace.

Con la instalación da "un paso más en su apuesta por la transición energética y la economía circular, al tiempo que se sitúa a la vanguardia en innovación para poder desarrollar este vector energético", según ha destacado en un comunicado.

Depósito controlado

El proyecto de inyección de biometano en la red de gas en el depósito controlado de Can Mata tiene como característica especial que cuenta con un PPA. 

Este tipo de contratos a largo plazo es común en proyectos de electricidad renovable, aunque no está extendida en el mercado de gas renovable por la dificultad del productor de alcanzar un precio atractivo a largo plazo, según un comunicado conjunto.

Can Mata será el primer vertedero en España que contará con la tecnología de purificación desarrollada por Waga Energy, que permite extraer el metano del biogás de los residuos depositados en vertedero (gas de vertedero) y usarlo como sustituto renovable del gas natural.

Está previsto que la tecnología entre en funcionamiento en 2022 y permita procesar hasta 2.200 metros cúbicos cada hora de biogás e inyectar 70 GWh de biometano a la red de Nedgia al año, lo que equivale al consumo anual de 14.000 hogares o una flota de 200 camiones.

El acuerdo establece que Waga Energy comprará parte del biogás del emplazamiento de Can Mata a Ferrovial Servicios y se encargará de todos los aspectos del proyecto: financiación, construcción y operación de la unidad, relaciones con el operador de la red de gas y comercialización del biometano.

Además, la empresa realizará una inversión de 7,5 millones de euros en el montaje de la unidad de depuración y en la conexión con la red de Nedgia, que requerirá más de 4 kilómetros de canalización.

Hidrógeno

Por último, Naturgy ha firmado un acuerdo con el Centro Nacional de Experimentación de Tecnologías de Hidrógeno y Pilas de Combustible (CNH2) en línea con su apuesta por este vector energético y con el objetivo de promover la colaboración científica, técnica y económica y que sea una realidad dentro del 'mix' energético, potenciando su investigación y desarrollo, informó la energética.

De esta manera, ambas sociedades estrechan sus relaciones y aúnan esfuerzos para establecer "un marco estable, suficientemente amplio y flexible" de colaboración en materia de investigación científica y desarrollo tecnológico, con alcance nacional e internacional.

En concreto, en el marco del acuerdo, se realizarán programas de investigación, estudios y proyectos para desarrollar objetivos específicos, asesoramiento recíproco, así como tareas cooperación en programas de formación de personal investigador y técnico, entre otros.

En este contexto, Naturgy trabaja para comenzar a generar, distribuir y comercializar hidrógeno renovable a vehículos que utilicen esta energía como modo de propulsión, así como a realizar las infraestructuras de suministro necesarias y otros servicios asociados al hidrógeno verde.

Así, la energética ha firmado diferentes acuerdos con operadores de transporte y fabricantes de vehículos para desarrollar proyectos de movilidad con hidrógeno.