El sector energético de EEUU mira con preocupación los efectos devastadores del Huracán Laura a su paso por Texas y Lousiana en EEUU. Precisamente un área donde las centrales de petróleo, gas y petroquímicas abundan y peligran especialmente al haberse convertido en el huracán más agresivo de los que se recuerdan. 

Noticias relacionadas

Ahora arde una planta química de Biolab, que es una de las más de una docena de instalaciones industriales cercanas al complejo petroquímico más grande de EEUU. El humo blanco y tóxico se ve a kilómetros de distancia, tal y como están detallando minuto a minuto los medios norteamericanos. 

El área industrial conocida como el Triángulo Dorado y contiene muchas refinerías y plantas químicas grandes. Port Arthur tiene la refinería de petróleo Motiva, la más grande de América del Norte. Beaumont tiene una importante refinería de Exxon Mobil y las refinerías a lo largo del canal de navegación de Sabine-Neches obtienen la mayor parte del combustible para aviones militares del país.

"La instalación de Biolab que se está quemando fuera de control en este momento es parte de la sopa tóxica a la que los residentes de Mossville han estado expuestos durante décadas", ha anunciado Monique Harden, directora asistente de leyes y políticas en el Centro Deep South para la Justicia Ambiental en Nueva Orleans.

Los mercados energéticos, digiriendo los daños de la tormenta

La temporada de tormentas del Golfo de México es activa y la tormenta más grande hasta la fecha ha provocado daños considerables y cierta volatilidad en los mercados de petróleo y gas natural.

Hasta ahora, la mayoría de las operaciones parecen volver a la normalidad en los próximos días. Las interrupciones aceleran un poco la normalización del mercado en curso.

"Nos ceñimos a nuestras opiniones constructivas tanto para el petróleo crudo como para el gas natural, ya que la demanda supera la oferta y el exceso de existencias disminuye", señala Norbert Rücker, director de economía e investigación de próxima generación de Julius Baer.

Las primeras predicciones de una temporada de tormentas activas parecen materializarse. La tormenta más poderosa del año tocó tierra en la costa estadounidense del Golfo de México y provocó una devastación generalizada.

Los mercados de energía tienden a ser sensibles a las tormentas dada la importancia de la región en términos de producción, refinación y comercio de petróleo crudo y gas natural.

Según los informes, continúa Rücker, alrededor del 80% de la producción costa afuera y el 30% de la capacidad de refinación regional se han cerrado por razones de precaución. Hasta el momento, no hay indicios de interrupciones duraderas y la mayoría de las operaciones deberían reanudarse en los próximos días.

El impacto en los mercados de energía depende en cierta medida del efecto neto entre las restricciones de la oferta y la demanda, por ejemplo, las plataformas petrolíferas evacuadas y actividad económica regional deprimida, como el tráfico rodado, debido a los daños de las tormentas.

Hasta la fecha, parece que prevalece el primero. Las interrupciones son solo temporales, pero han acelerado un poco la tendencia de normalización del mercado, especialmente en el mercado del petróleo, al reducir el exceso de oferta.

Con respecto al gas natural, la infraestructura de exportación clave ha ralentizado las operaciones. Dada la crisis, la actividad exportadora está deprimida de todos modos y el impacto, por tanto, marginal. Nos ceñimos a nuestras opiniones constructivas sobre el petróleo y el gas natural, ya que la demanda supera a la oferta gracias a la recuperación económica y las limitaciones de producción duraderas.

Los riesgos de nuevas perturbaciones por tormentas y, por tanto, de mercados volátiles siguen siendo altos hasta octubre. Las aguas marinas más cálidas de lo habitual son un elemento impulsor clave.