El de Puertollano es el único centro industrial de Repsol que produce toda la gama de productos derivados del petróleo dentro de cinco grandes áreas de producción: refino, química, lubricantes, asfaltos y GLP. Desde hace décadas es el motor de crecimiento y desarrollo económico en la comarca ciudadrealeña.

Noticias relacionadas

En la refinería de puertollano se producen gasolinas, gasóleos, combustibles de aviación, naftas, bases lubricantes y productos asfálticos, todo con los más altos estándares de calidad, clave para cubrir las demandas de carburante del centro de España. Cuenta con 430 hectáreas de extensión y está conectada mediante un sistema de oleoductos a las costas mediterránea y atlántica.

Se procesan 7,5 millones de toneladas al año, y según la compañía, "poseemos un completo e integrado esquema de refino, adecuado para la obtención de un gran número de gasóleos y gasolinas de la más exigente calidad. El crudo de petróleo, nuestra materia prima, nos llega a través de un oleoducto desde Cartagena". 

Explosión en un tanque de vacío

Dentro de este área se incluyen dos unidades de destilación de crudo, en las que se inicia la primera etapa de procesado de este material fraccionándolo y dividiéndolo en distintos compuestos según su punto de ebullición.  

Precisamente la explosión que se ha producido por un rayo hoy, lunes, 10 de agosto, se ha originado en una de sus unidades de destilación a vacío, encargada de procesar las fracciones más pesadas, para convertirlas así en compuestos más ligeros y útiles. 

El Complejo industrial de Puertollano es uno de los más completos y de mayor complejidad técnica de nuestro país.

Creación de riqueza y puestos de trabajo

Desde hace décadas el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano ha sido motor de crecimiento y desarrollo económico de la zona.

De hecho, unas 2.500 personas trabajan cada día en el Complejo, y cuenta con un Plan de Sostenibilidad, un documento público que cada año se renueva como parte de su compromiso con la sociedad.

La salud y seguridad de empleados, contratistas y población del entorno, así como su compromiso por el respeto medioambiental son prioridades absolutas. Según la compañía, constituyen una parte esencial de su compromiso con la sociedad, además de incorporar la innovación como proceso de mejora para seguir avanzando.

Últimos avances en biodiésel

Tanto es así, que apenas hace unos días, Repsol anunció que su planta de Puertollano había desarrollado, “con éxito”, el primer lote de biocombustible para aviación del mercado español.

Este biojet –obtenido a partir de biomasa o residuos– permitirá que se reduzca el impacto de la actividad humana en la calidad del aire, siendo de vital importancia, por ejemplo, en el sector aeronáutico, uno de los más contaminantes.

“Cuenta con un contenido bio inferior al 5 % para cumplir con los requisitos de calidad establecidos por las especificaciones internacionales y su uso evitará la emisión de 440 toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a 40 vuelos Madrid-Barcelona”, explican en un comunicado.

Repsol quiere avanzar en la producción de combustibles con baja huella de carbono para sectores como el aeronáutico, donde alternativas como la electrificación no son viables en estos momentos.

En el área química de Puertollano se producen, además, resinas EVA, una especialidad clave para Repsol que solo se produce en el complejo manchego, además de gasóleo o queroseno, producto similar que se usa también como carburante para la aviación.

Compañía cero emisiones 2050

Toda esta apuesta tiene un objetivo que Repsol anunció hace poco menos de un año: ser compañía cero emisiones en 2050. 

En Plan Estratégico 2021-2025 plasma todas las acciones encaminadas a conseguir ese objetivo. Ha establecido metas intermedias de reducción de su indicador de intensidad de carbono sobre la base del año 2016, con disminuciones del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040.

La compañía ha anticipado que puede conseguir el 70% de reducción para 2050 y se compromete a aplicar las mejores tecnologías para elevar esta cifra, incluyendo la captura, utilización y almacenamiento de CO2.