Portugal ha vuelto a ser el foco de todas las miradas en el sector renovable español, después de que el diario financiero Expresso filtrara los resultados de la segunda subasta solar de 700 MW, que ha tenido lugar los días 24 y 25 de agosto.

Noticias relacionadas

El revuelo que ha ocasionado se debe a haber conseguido la oferta más baja del mundo hasta la fecha, 11,20 €/MWh. Ahora el Ministro de Medio Ambiente y Acción Climática, João Pedro Matos Fernandes, y el Subsecretario de Estado de Energía, João Galamba, dan más datos.

En rueda de prensa han anunciado que, gracias a esta subastas y a unos precios por los suelos, los consumidores garantizarán un ahorro de 559 millones de euros durante 15 años.

Con un ahorro anual de 37,2 millones de euros, este valor corresponde a una plusvalía unitaria de unos 833.000 euros por cada megavatio adjudicado, lo que supone un incremento de alrededor del 80% respecto a la plusvalía unitaria obtenida en la subasta de 2019.

João Pedro Matos Fernandes también destacó que la tarifa más baja del mundo se alcanzó en el único lote de tarifa fija, que asciende a 11,14 euros el MWh (megavatio hora). "Esta tarifa es aproximadamente un 25% inferior a la tarifa más baja obtenida en la subasta de 2019, considerada a la fecha la más baja del mundo (14,76 €/MWh)".

La subasta, que tuvo lugar los días 24 y 25 de agosto, proporcionará puntos de conexión en la red por 700 megavatios, distribuidos en 12 lotes, ubicados en el Alentejo y el Algarve.

El almacenamiento en España pide protagonismo: se multiplican las asociaciones en el sector

La gran ganadora: el almacenamiento

Las subastas solares tienen como objetivo generar nuevas oportunidades de negocio, así como promover la reducción del coste de la electricidad, a través del proceso competitivo de fijación de tarifas y aportes al sistema eléctrico.

De los 700 megavatios disponibles para subasta, se adjudicaron 670, de los cuales cerca de tres cuartas partes fueron en la modalidad de almacenamiento (483 megavatios) y el resto en las modalidades de compensación del sistema (177 megavatios) y contrato de diferencias (10 megavatios).

El Sistema Eléctrico Nacional tendrá una capacidad mínima de almacenamiento de casi 100 megavatios, lo que contribuye a absorber los excesos de renovables en la red y a garantizar la necesaria flexibilidad del sistema durante estos períodos.

Paneles solares. @publicpowerorg en Unsplash Omicrono

Una coreana, Hanwha Q Cells, la mitad de lo ofertado

Según Matos Fernandes, la mayoría de los 12 lotes a licitar (totalizando 13 adjudicaciones) fueron adjudicados a proyectos con capacidad de almacenamiento, en los que el productor pagará un aporte al sistema, para producir y almacenar energía.

Seis de estos packs de baterías acabaron en manos del productor surcoreano Hanwha Q Cells, pero hay otros dos productores que también eligieron esta modalidad.

En total, ganaron ocho proyectos con baterías (100 megavatios), cuatro que pagarán compensación al sistema (pero no tienen almacenamiento) y uno en la modalidad de precio fijo (recibe tarifa garantizada).

Se espera que estas plantas comiencen a operar en 2024. Aunque hay entidades portuguesas en los 35 candidatos que precalificaron para la subasta, los ganadores fueron todos extranjeros.

Iberdrola y Endesa, entre las ganadoras

El ministro no precisó quiénes son, pero entre los ganadores de la subasta se encuentran Iberdrola, Endesa, Tag Energy (dos lotes), Enerland y Audax (dos lotes).

Iberdrola y Endesa se han adjudicado cada una de ellas uno de los lotes puestos en juego.

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán amplía así su apuesta por el mercado luso de las renovables, después de que hace un año fuera ya una de las ganadoras en la primera subasta solar celebrada por el Gobierno portugués con la adjudicación de 149 megavatios (MW).

Según indicaron en fuentes del mercado a Europa Press, Iberdrola se habría hecho con un lote de unos 90 MW en esta segunda subasta de energía solar en la modalidad de almacenamiento.

Portugal es un mercado clave para la energética, donde cuenta con un ambicioso plan en comercialización de energía para alcanzar el millón de clientes en 2025 (casi el 20%) en un país en el que es la tercera compañía eléctrica por cuota de mercado, la primera suministradora de electricidad al sector industrial y la segunda en cuanto a número de clientes residenciales.

Por su parte, Endesa se estrena en el negocio solar en Portugal con esta adjudicación y podrá afrontar así su crecimiento en generación eléctrica esta tecnología en el país.

El grupo, cuyo principal accionista es la italiana Enel, realiza las actividades de generación, distribución y venta de electricidad en Portugal.