La lava generada por la erupción del volcán de La Palma ya ha arrasado casas, infraestructuras y cultivos. En este último caso, está en peligro el principal sustento económico de la isla: la producción de Plátano de Canarias, que supone el 50% del PIB y un 30% de los empleos. El sector ya se muestra preocupado. 

Noticias relacionadas

“Lo que nos preocupa en este momento es que a la terrible pérdida de muchas viviendas, se puede sumar, no sólo la producción que se vea directamente afectada por la lava, sino también la parte de cultivo que quede aislada y a la que no se pueda acceder, siendo imposible el riego y cuidado de las fincas, lo que supondrá la pérdida de toda esa producción”, señalan desde la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan).

Desde la asociación reconocen que están “muy atentos” a la evolución de la erupción pero apelan a “la prudencia”, ya que “es pronto todavía para hacer una evaluación de daños”. 

Los datos hablan por sí mismos. La Palma es la isla platanera por excelencia de Canarias, cuyo 50% del PIB lo genera el plátano y supone el 35% de toda la producción de esta fruta, es decir, un total de 149 millones de kg/año. 

Además, más de 5.300 productores en la isla y cerca de 10.000 familias dependen directamente del cultivo del plátano. La economía de los municipios afectados depende directamente de este cultivo, que supone más del 30% del empleo de su población. 

Esta situación se suma a un año muy complicado para Plátano de Canarias. Durante meses, la asociación presionó para no perder el 3,9% de los fondos destinados a las RUP (Regiones Ultraperiféricas) y de los que dependía la producción del plátano. Finalmente, consiguieron in extremis que la Comisión Europea, Parlamento y Consejo mantuviera los fondos hasta 2022. 

No obstante, aún tiene que lidiar con la Ley de la Cadena Alimentaria. Una normativa que -tal y como está establecida su reforma- obligaría a la destrucción del 30% de la producción anual de Plátano de Canarias e incluso a la desaparición de este producto en unos años por la entrada de uno similar y más barato, como la banana, según Asprocan.

Motivo por el cuál pidieron la excepcionalidad que se aplicaría a las condiciones de rigidez de adecuación de oferta y demanda, así como al establecimiento de la obligación de fijación de un precio mínimo de venta para todas las transacciones y categorías de plátanos por parte de las organizaciones de productores canarios. En este caso, no lo han conseguido. 

¿Positivo para el turismo?

Al igual que el Plátano de Canarias, otros cultivos como el aguacate, pequeñas huertas familiares y ganadería de caprino de leche para la elaboración de queso artesanal también se han visto afectados. A pesar de ello, para el sector turístico puede ser algo positivo. 

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, declaró que la erupción del volcán es un "reclamo" para la isla. Es verdad que matizó sus palabras después por la polémica inicial que causaron. 

Una parte del sector cree que este tipo de fenómenos naturales tienen un doble efecto. El primero es que, al hablarse a nivel internacional, se puede posicionar en el mapa a la isla. Y, el segundo, es que hay gente que se desplaza únicamente para ver este tipo de situaciones. 

Por otro lado, desde la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel) han aprovechado para pedir que se prorroguen los ERTE hasta el 31 de enero de 2022 en las mismas condiciones que las actuales debido a esta situación. 

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información