La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que engloba a empresas como El Corte Inglés, Carrefour o Ikea, ha comenzado a ceder en sus pretensiones en la negociación del nuevo convenio con los sindicatos y ha propuesto un incremento salarial del 1% en la vigencia de convenio (dos años) cuando en principio su propuesta era la congelación salarial.

Noticias relacionadas

También ha aceptado eliminar la pérdida de derechos de los progenitores que estaba planteando en las reducciones por cuidado de un menor; incluir los derechos digitales y entrar a negociar un pago por teletrabajo; así como reducir la cantidad de días de trabajo a puerta cerrada a 10, y acepta hablar de un sistema de pago.

De esta forma, la patronal cede en las reuniones mantenidas durante los días 16 y 17 de este mes. Durante las mismas, Fetico -sindicato mayoritario- ha planteado a la patronal su manifiesta disconformidad con el “estancamiento” de la negociación en base al inmovilismo de las empresas. 

“Aunque las posturas están muy lejanas aún seguimos luchando por los derechos de las personas trabajadoras con toda la intensidad necesaria en el peor escenario de crisis económica por la pandemia de Covid-19”, señalan desde Fetico. 

Otras reuniones

Cabe recordar que en la anterior reunión los sindicatos propusieron a la patronal un convenio corto de transición, que dure como máximo dos años, para seguir negociando el nuevo convenio, que afecta a unos 230.000 empleados, tras expirar el anterior (2017-2020) el pasado 31 de diciembre en un contexto marcado por la crisis sanitaria del Covid-19.

CCOO remarcó que el necesario cambio de modelo en el sector, motivado por la transformación de los hábitos de consumo, debe articularse mediante una "transición justa" que garantice una mejora de la calidad del empleo y de las condiciones laborales en el sector.

El sindicato entiende que es "fundamental" definir una estrategia integral de formación enfocada a la adaptación a los cambios funcionales, competencias digitales y empleabilidad de las plantillas, al tiempo que ha expresado la necesidad de abordar una regulación sobre el teletrabajo y otras formas de trabajo a distancia.

De esta forma, en esa reunión reiteraron su "total oposición" a la congelación salarial propuesta por la patronal, recalcando la necesidad de "asegurar el poder adquisitivo" de las plantillas del sector con un incremento salarial cada año de vigencia del convenio.