El Corte Inglés ya está preparado para su desescalada. La compañía ha anunciado a sus 90.000 empleados que dispone de test rápidos para la detección de anticuerpos del coronavirus para ayudar a "determinar el estado de inmunidad de los trabajadores afectados" de cara a la reapertura de sus tiendas prevista en un principio para el próximo 25 de mayo en algunas CCAA, según la Federación de Asociaciones Sindicales Fasga.

Noticias relacionadas

Tal y como avanzó este medio, los grandes almacenes pretenden realizar test a sus empleados. En un principio, está disponible solo para algunos casos, como para los trabajadores que se reincorporen tras una ausencia por coronavirus, así como para aquellos empleados que vuelvan al trabajo tras el periodo de aislamiento por un contacto estrecho con un caso confirmado.

También se realizará a los empleados que se reincorporen tras un periodo de ausencia por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que hayan tenido síntomas compatibles con la enfermedad.

Y, excepcionalmente, se realizarán los test si algún trabajador presenta síntomas después de haberlo puesto en conocimiento de su médico de atención primaria o servicio sanitario. 

Cabe recordar que los grandes almacenes ya realizaron una prueba piloto en uno de sus centros de Madrid en el mes de abril. 

Otras medidas

Además de los test rápidos, la compañía ha determinado el uso obligatorio de mascarilla higiénica o quirúrgica para empleados propios y de empresas colaboradoras. Para los clientes no será obligatorio, pero sí recomendable y se facilitará su empleo por parte de los clientes.

Los grandes almacenes controlarán la cantidad de gente que entra para mantener la distancia interpersonal de dos metros. Así, se baraja también tomar la temperatura de los clientes. Para ello se prevé la instalación de cámaras termográficas, arcos termográficos o dispositivo equivalente en las puertas de acceso. De este modo se evitarán aglomeraciones y el control se efectuará con rapidez. 

“Este plan se adaptará en cada momento a las indicaciones que establezca el Ministerio de la Sanidad u otras autoridades competentes, y también a la disponibilidad en el mercado de medios preventivos, tanto sanitarios como técnicos”, según el documento interno al que tuvo acceso Invertia. 

La compañía presidida por Marta Álvarez juega con una baza a favor a la hora de abrir su parte comercial cerrada por el estado de alarma. Y es que buena parte del aprendizaje ya lo tienen hecho gracias a sus 300 centros de alimentación (entre supermercados e hipermercados) que están abiertos al público y en los que se han implementando medidas de seguridad.

Además de los centros de alimentación, la compañía ya ha abierto unas ocho tiendas de la firma de moda Sfera durante la fase de desescalada 1, en la que solo se abren establecimientos demenos de 400 metros cuadrados.