Los repartidores de productos y de comida a domicilio son de los pocos colectivos que en estos momentos se mantienen trabajando a pleno rendimiento en España, pese a la situación de paralización total en la que se encuentra la economía española. 

Noticias relacionadas

Los sucesivos decretos del Gobierno de Pedro Sánchez les han establecido como servicios de primera necesidad lo que obliga a miles de personas a estar todo el día en la calle permanentemente expuestos al coronavirus.

Una situación que ha puesto en el punto de mira a las empresas de reparto como Glovo, Deliveroo o Uber Eats o a los grandes distribuidores como Amazon, que tiran de múltiples proveedores para realizar sus entregas a domicilio en época de confinamiento.

Los sindicatos llevan varias semanas denunciando las condiciones en las que estos riders y repartidores salen a la calle. Indican que no cuentan con mascarillas ni guantes proporcionados por sus propias empresas, y que su situación de inestabilidad laboral les obliga a estar en la calle aunque no tengan las mínimas condiciones de protección laboral ni sanitaria.

Los riders y muchos repartidores que trabajan para Amazon solo ganan si reparten. Es decir, se les paga solo por paquete o servicio entregado lo que les obliga a estar permanentemente disponibles si es que quieren seguir siendo remunerados.

"Incentivos" para los 'riders'

Frente a esta situación y como "incentivo" para que los riders más reticentes estén en la calle repartiendo, las plataformas han creado una bolsa económica para los repartidores que se contagian de coronavirus realizando su trabajo.

Las plataformas reconocen esta iniciativa a Invertia aunque no cuantifican el dinero que finalmente recibe el rider en el caso de que tenga que verse privado de poder trabajar y se quede en cuarentena por el coronavirus.

No obstante, el sindicato UGT cifra este "seguro" en 100 euros a la semana."La empresa abona un pequeño complemento para el tiempo de cuarentena, alrededor de 100 euros a la semana", indican.

Y agregan que este es un incentivo que no solo no cubre los gastos. "Con esta cantidad no se cubre ni la mitad del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) al mes, mientras que, en una persona asalariada, se establecería que el contagio por Covid-19 es un accidente de trabajo y se les cubriría por el 100% del salario", agregan.

De hecho creen que es un incentivo que no es legal. "Para UGT, esta situación es ilegal completamente, porque supone un nuevo indicio de laboralidad y, además, incentiva el trabajo en vez de establecer las medidas para evitar el contagio".

Denuncia ante Trabajo

"Es por eso que si la Inspección de Trabajo encuentra faltas sancionables en la actividad de reparto y tiene conocimiento de personas que han accedido a esta ayuda y, por tanto, están infectados, el sindicato considera necesario que se lo comunique al Ministerio de Sanidad para que ponga las medidas de prevención necesarias y, si no puede tener medidas de protección para todos y todas las repartidoras, establezca la conveniencia de seguir manteniendo, o no, la actividad de estas empresas", agregan.

De hecho, UGT denunció ante la Inspección del Trabajo a Glovo, Deliveroo, Uber Eats y Amazon por no facilitar medidas de prevención a sus repartidores y repartidoras. "El problema es que estas personas que nos llevan la comida o los paquetes, no tienen medidas de prevención porque la empresa no les facilita nada que les permita poder realizar su trabajo sin peligro para su salud y para la de los clientes", indican.

Y agregan que "tan solo reciben una serie de correos donde les dan una serie de recomendaciones y compromisos para dotarles de mascarillas y guantes, pero nunca llegan. Como ya ha denunciado el sindicato con anterioridad, estos repartidores y repartidoras están obligados a cumplir con un horario y estar en la calle a la espera de que las plataformas les indiquen si hay pedidos".

Guía de Industria

La Secretaria de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo publicó esta semana una ‘Guía de recomendaciones para el desarrollo de la actividad comercial a distancia y abastecimiento de zonas rurales sin locales comerciales’ cuyo objetivo es mejorar la protección de los ciudadanos y los trabajadores, especialmente de los riders.

Así, entre las pautas a seguir en el documento destacan la de facilitar la protección a los empleados, incluyendo los riders de plataformas digitales, especialmente a los que manipulen alimentos y a aquellos que realicen la preparación de los pedidos.

Como ya contó este diario se establece que a los repartidores, incluyendo los riders de plataformas digitales, se les facilitará además gel desinfectante para que mantengan la higiene en todo el proceso de entrega. Asimismo, se recomienda aplicar pautas de distanciamiento a la hora de entregar el pedido y pagar online el pedido. 

También se establece “la obligatoriedad de deshabilitar la conexión a la aplicación móvil de la empresa de grupos de riders alternos (plataformas digitales) y por horas para evitar aglomeraciones en las recogidas de pedidos en los restaurantes, que posteriormente serán entregados a los clientes”.