Dos meses después de aprobar su último rescate, el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la SEPI ha vuelto a aprobar ayudas para empresas en problemas financieros. El Consejo de Ministros de este martes ha dado luz verde a la cesión de 25 millones de euros para la empresa metalúrgica Rugui Steel.

Noticias relacionadas

El Gobierno justifica este rescate por el gran impacto de esta compañía en Soria, y con especial atención a su impacto en la despoblación que vive esta región.

El Ejecutivo ha indicado que el grupo empresarial Rugui Steel supone un 4% del PIB soriano. Es además, según señaló la portavoz Isabel Rodríguez, clave para el desarrollo del sector del automóvil y naval.

La ayuda a Rugui Steel, que cuenta con 300 trabajadores y genera una actividad de 1.000 empleos indirectos, se canalizará a través de un préstamo participativo de 13,52 millones de euros y de un préstamo ordinario de 11,5 millones de euros.

La aprobación de la ayuda a Rugui Steel es importante, no tanto por el rescate en sí mismo, sino que por su impacto en el resto de ayudas solicitadas a la SEPI. De hecho, esta aprobación desbloquea en la práctica estos procedimientos paralizados desde hace dos meses.

Lista de espera

El 13 de julio se aprobó el rescate de Tubos Reunidos, el último hasta la fecha. Según informó la empresa vasca a la CNMV recibirá 112,8 millones de euros. En su caso, el desembolso llegó seis meses después de realizar la solicitud.

Hasta febrero de este año solo se habían aprobado cuatro operaciones: Air Europa (475 millones) Ávoris-Halcón Viajes (320 millones), Duro Felguera (120 millones) y Plus Ultra (53 millones), esta última en medio de acusaciones de favorecer empresas relacionadas con el Gobierno venezolano.

Mientras, la lista de espera del fondo de rescate es abultada: Celsa (700 millones de euros solicitados), Hotusa (320), Abengoa (249), Grupo Villar Mir (240), Mediapro (230), Air Nostrum (103 millones), Navieras Armas (100 millones), Wamos (75 millones), Hesperia (55 millones), Room Mate (52 millones), Juliá (37 millones), Airtificial (30 millones), Serhs (35 millones) o Soho (32 millones). Y así hasta una treintena de empresas. No todas los conseguirán.

Ello, en medio de las dudas de la SEPI sobre los rescates. Este diario ya informó que no rescatará a todas las empresas que han solicitado fondos, según ha confirmado Invertia. El objetivo es aprobar los fondos de manera selectiva solo a compañías que sean viables a medio plazo o que puedan demostrar que hay un inversor detrás.

Según ha podido saber este diario, el análisis exhaustivo de todos los rescates ha llevado a la conclusión de que aprobar todos los rescates sería un error y sólo alargaría la agonía de algunas compañías.

Rescates en el aire

Dicho de otra manera, la SEPI asume que muchas empresas no serán rescatadas y que, por tanto, la mayoría de éstas deberán ir al concurso de acreedores. Estamos hablando de compañías que ya estaban quebradas antes de la Covid y que no han demostrado que pueden articular un plan de negocios creíble a mediano plazo con los fondos que recibirían de la sociedad pública. 

Son decisiones difíciles y con un coste político en algunas empresas afincadas en determinados territorios, pero necesarias para dar credibilidad al fondo, muy tocado tras los escándalos generados por el rescate de Plus Ultra.