ACS ha contratado a Société Générale para pilotar la compra de Autostrade per l'Italia, la sociedad que incluye todas las autopistas de Atlantia en Italia. El objetivo de esta asesoría será estructurar la financiación de la operación y sondear la llegada de posibles socios, según ha podido confirmar Invertia.

Noticias relacionadas

La compañía de infraestructuras española presentó hace una semana una oferta valorada en 10.000 millones de euros por la red de autopistas de Atlantia en Italia, la mayor del país transalpino con 3.000 kilómetros. La oferta presentada compite con la presentada por el fondo de inversión estatal de Italia.

ACS espera incorporar ASPI a su red de autopistas de peaje global, que gestiona a través de participaciones en Abertis, empresa de cuyo accionariado forma parte junto con la propia Atlantia. Esta última posee una participación del 88% en ASPI y es, por tanto, su socio mayoritario.

ACS compite con Cassa Depositi e Prestiti (CDP), el fondo estatal italiano que ha estado trabajando con un consorcio de inversores que incluye a Blackstone y Macquarie. Este grupo presentó anteriormente una oferta cercana a los 9.000 millones, 1.000 menos que la propuesta de la compañía presidida por Florentino Pérez.

Una operación que está abierta precisamente a estos fondos para realizar una gran adquisición conjunta. A favor de ACS juega también que el fondo TCI, que tiene un 10% de Atlantia, ha dado la bienvenida a su oferta. 

Venta de Cobra

El propio Pérez adelantó sus intenciones de crear un gigante de infraestructuras europeo con gran parte de los 5.000 millones de euros que ingresará por la venta de su división industrial, Cobra. Durante la conferencia con analistas para explicar la operación ya adelantó que lo haría de la mano de su socio italiano Atlantia y centrándose principalmente en la concesión de autopistas.

No obstante, el directivo aclaró que cualquier movimiento en ese sentido tendrá que contar siempre "con los deseos del Gobierno italiano", ya que es el primer interesado en adquirir las autopistas tras un acuerdo que obligó a Atlantia a ponerlas en venta tras el derrumbe de un puente en Génova en el verano de 2018.

Aun así, si ACS no consigue dar respuesta a su interés por hacerse con estos activos tras presentar su oferta, Florentino Pérez admitió que ya ha recibido otras ofertas encaminadas a la creación de este gran grupo de infraestructuras. "Si es con nuestros amigos italianos, encantados, si no, lo haremos con otros interesados", dijo en este mismo encuentro.

El objetivo de ACS es convertirse en el principal gestor de autopistas del mundo. A los 3.000 kilómetros de carreteras de peaje en Italia que gestiona ASPI, la mayor del país, habría que sumar 1.103 kilómetros en la cartera de Iridium, filial de concesiones 100% de ACS, y los casi 9.000 de Abertis, de la que el grupo presidido por Florentino Pérez posee un 50% (un 30% a través de ACS y otro 20% a través de Hochtief) y Atlantia el otro 50%.

El total 13.000 kilómetros de autopistas que generarían un gigante con ingresos que superarían los 9.000 millones y un ebitda cercano a los 6.000 millones de euros en circunstancias normales de mercado.