La filial australiana de ACS, Cimic, se ha hecho con un contrato ferroviario de 124 millones de dólares australianos (80 millones de euros) para mejorar la línea Gippsland, que conecta Melbourne con otros núcleos urbanos del Estado de Victoria.

Noticias relacionadas

Los trabajos, que comenzarán en los próximos semanas y concluirán a finales de 2022, incluyen la construcción de andenes, la mejora de estaciones, vía y señalización, así como de pasos a nivel, según informa la compañía en un comunicado.

Cimic se ha adjudicado este proyecto a través de su filial UGL y como parte de un consorcio de empresas pero le generará solo a UGL unos ingresos del entorno de los 80 millones de euros durante los próximos años.

Larga trayectoria

El presidente y consejero delegado de Cimic, Juan Santamaria, ha señalado que "UGL tiene una larga trayectoria en la prestación de servicios ferroviarios en Victoria".

"Nos complace trabajar en estrecha colaboración con Rail Projects Victoria para entregar esta actualización de la infraestructura de manera segura y eficiente, en beneficio de las comunidades", ha explicado.