El Grupo ACS ha obtenido un beneficio neto atribuible de 574 millones de euros en 2020, una 40,3% menos que en 2019, castigado por la evolución operativa de Abertis, cuyo tráfico ha estado muy afectado por las medidas de confinamiento relativas a la Covid-19 y ha reducido su aportación en 280 millones de euros al caer sus ingresos un 24%.

Noticias relacionadas

Además, esta cifra recoge el impacto de resultados extraordinarios no operativos por valor de 28 millones de euros, relacionados con la venta de Thiess en Australia y otros
resultados no recurrentes, tal y como ha explicado en la nota enviada este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El impacto de la pandemia ha sido manifiesto en todas las divisiones de la compañia presidida por Florentino Pérez, así como en todos los ámbitos geográficos. Las ventas del Grupo ACS en 2020 han alcanzado los 34.937 millones de euros, lo que supone una reducción del 10,5% como consecuencia de las medidas sanitarias en relación a la Covid-19 implantadas desde mitad de marzo en la mayoría de los países, con mayor incidencia en las regiones de Asia Pacífico y Europa.

En cuanto al peso de la cada región, las ventas en América del Norte representan un 52% del total, Europa un 21%, Australia un 15%, Asia un 5%, América del Sur un 6% y África el restante 1%. Las ventas en España suponen un 14% del total.

La cartera a diciembre de 2020 se sitúa en 69.226 millones de euros, un 11,0% menor que el año pasado debido a la venta del 50% de Thiess y al impacto del tipo de cambio, principalmente del dólar americano que se ha devaluado un 9,2% en el año.

Áreas de actividad

La división de Conseciones ha sido la más castigada en el balance de la compañía española, como se ha mencionado antes. No obstante, ACS destaca en sus resultados las inversiones realizadas por Abertis en la Red de Carreteras de Occidente (RCO), uno de los mayores operadores de autopistas de México, por 1.500 millones de euros; y en Elizabeth River Crossing en Hampton Roads, una de las vías más transitadas del estado de Virginia (Estados Unidos) por 1.000 millones de euros.

Las ventas de Construcción alcanzaron los 27.472 millones de euros, con una reducción del 11,0% frente al año anterior. Esta cifra recoge el impacto negativo del arbitraje del proyecto Gorgon en Australia, reduciendo la cifra de ventas en 725 millones de euros.

Las ventas internacionales representaron el 95% de la facturación total de la actividad de Construcción, siendo América del Norte y Australia los mercados más importantes. Las ventas en España representan un 5,0% del total. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de Construcción alcanzó los 1.743 millones de euros, situando el margen sobre ventas en un 6,3%.

La cartera de obras a diciembre de 2020 asciende a 57.609 millones de euros, un 96% internacional y reduciéndose en un 6,9% ajustado por tipo de cambio debido al impacto de la Covid-19.

La actividad de Servicios Industriales obtuvo un beneficio neto de 312 millones de euros en 2020, lo que confirma, según la compañía, "la fortaleza de la actividad industrial". La facturación en Servicios Industriales en los primeros de 2020 ha alcanzado los 5.850 millones de euros, disminuyendo un 10,4% como consecuencia del retraso o paralización de algunos proyectos debido a las medidas preventivas contra la pandemia decretadas en algunos países.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) en 2020 alcanzó los 661 millones de euros, un 4,6% menos. Sin embargo, ajustado por tipo de cambio el EBITDA aumenta un 5,5% debido a la devaluación de las monedas americanas frente al euro. El margen sobre ventas se sitúa en el 11,3%, ligeramente superior al año anterior.

La cartera del área de Servicios Industriales asciende a 8.916 millones de euros, con el 63% de contratos internacionales. La cartera equivale a 18 meses de actividad, ha señalado ACS.

Por último, el área de Servicios a la Ciudadanía (Clece) obtuvo unas ventas de 1.555 millones de euros, disminuyendo un 1,5% afectado por la Covid-19. El beneficio bruto de explotación (EBITDA) de Servicios alcanzó los 61 millones de euros, con una caída de 33 millones de euros como consecuencia del sustancial incremento de costes derivados de los planes de actuación en seguridad y salud laboral relacionados con la pandemia.

Deuda para inversiones

El Grupo ACS ha presentado al cierre de 2020 un saldo de deuda neta de 1.820 millones de euros, un incremento de 1.766 millones con respecto a 2019. El motivo, que la compañía haya invertido más de 1.700 millones de euros al capital de las inversiones en proyectos (908 millones de euros), principalmente de energía renovable, y a inversiones financieras.

En cuanto a las segundas, básicamente el incremento de participación en Hochtief y Cimic por valor de 443 millones de euros y el aumento de autocartera de ACS por un valor de 355 millones de euros, aprovechando la volatilidad del mercado de capitales.