Duro Felguera ha puesto en marcha este jueves un nuevo ERTE por el impacto de la Covid-19 en sus cuentas, agravado por la segunda ola y la imposibilidad de conseguir nuevos proyectos y aumentar su cartera.

Noticias relacionadas

En una comunicación remitida este jueves a CNMV, la compañía asturiana indica que este expediente de regulación temporal de empleo se ampara en causas productivas y el Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19 aprobado el pasado 17 de marzo.

El ERTE se aplicará en las sociedades Duro Felguera, S.A. (DFSA), DF Operaciones y Montajes, S.A.U. (DFOM), DF Mompresa, S.A.U. (MOMPRESA), Felguera IHI, S.A.U. (FIHI) y Duro Felguera Oil & Gas, S.A.U y tendrá una duración de cinco meses hasta el 31 de mayo de 2021.

Este expediente afectará de forma simultánea como máximo a 425 trabajadores al día, con un periodo máximo de afectación por trabajador de cuatro meses.

Como medida adicional al ERTE, se implementará una reducción del 20% del salario de los miembros del comité de dirección y empleados con salario superior a 100.000 euros, durante la vigencia del mismo.

Problemas de liquidez

La empresa ha reconocido que esta medida se adopta sin acuerdo con los sindicatos. "Tras haberse iniciado un periodo de consultas con la representación de los trabajadores, sin haberse alcanzado un acuerdo al rechazar éstos la propuesta de la sociedad, aplicándose las últimas condiciones ofrecidas a la comisión negociadora".

Este ERTE no hace más que reflejar la crítica situación económica de la compañía. Invertia ya ha contado Duro Felguera tiene serios problemas de liquidez que -de no aprobarse el rescate de 120 millones solicitado a la SEPI- se verá obligada a pedir un preconcurso de acreedores.

Las fuentes consultadas indican que la situación es muy complicada y que la compañía ya está teniendo problemas de liquidez a raíz del empeoramiento de la situación económica generada por la pandemia de coronavirus, lo que le impide buscar nuevos proyectos y cerrar más contratos.

Por otro lado, hace una semana Duro Felguera pidió 20 millones adicionales a la SEPI por el "empeoramiento de la situación por la pandemia", con lo que elevó a 120 millones el montante solicitado al organismo público.

Rescate de la SEPI

Al mismo tiempo, la SEPI se comprometió por escrito con Duro Felguera a dar una respuesta del rescate antes del final de enero, un mes antes de que expire el plazo legal de seis meses para valorar las propuestas llegadas al organismo.

Una situación que da la compañía un estrecho margen de un mes para buscar la ansiada capitalización que abra la puerta al rescate de la SEPI y ordene sus cuentas. El organismo público ha trasladado a la compañía que la entrada de un socio inversor daría un empujón al rescate. 

En cualquier caso, mediante la SEPI o un nuevo inversor en estos momentos Duro Felguera necesita una inyección de capital urgente para asegurar su viabilidad. De lo contrario, la única posibilidad que se abre es presentar un preconcurso de acreedores para ordenar sus cuentas.