Menos banca retail y más banca de altos patrimonios y corporativa en la red de sucursales físicas. Esa es la intención que tiene Deutsche Bank para sus dos principales mercados del sur de Europa: España e Italia. En lo que respecta a nuestro país, el grupo germano va a cerrar un 25% del total de su red de oficinas, lo que supone un recorte de más de 40 sucursales.

Noticias relacionadas

Pese a ello, Deutsche no realizará ningún expediente de regulación de empleo (ERE), procesos muy habituales en el sector bancario durante los últimos años. El último de ellos, el de Banco Sabadell, que en plenas negociaciones entre empresa y sindicatos ha rebajado su cifra de despidos a 1.730, casi 200 menos que al inicio.

En el caso de Deutsche, quiere reducir su red de oficinas del nivel de las casi 170 que tenía antes del verano al entorno de las poco más de 125, según las primeras aproximaciones. Fuentes conocedoras confirman a EL ESPAÑOL-Invertia que el plan del banco alemán es no acometer un despido colectivo, sino más bien recolocar a buena parte de esa plantilla en otras sucursales, al tiempo que algunos empleados se prejubilan o jubilan.

Así, muchas de las sucursales afectadas se integrarán con otras próximas para conseguir oficinas más grandes y especializadas, apuntan estas fuentes.

El año pasado, Deutsche Bank lanzó el plan estratégico de la nueva división de International Private Bank (IPB), que dirige Claudio de Sanctis. Precisamente, ha sido De Sanctis quien en una entrevista con ‘Bloomberg’ esta semana ha avanzado estas nuevas circunstancias tras haber pasado varios días en Deutsche Bank España la pasada semana, momento que aprovechó para visitar a los grandes clientes privados e institucionales del banco.

Menos oficinas, más ‘flagships’

Deutsche se está centrando desde hace un par de años en el giro desde una amplia oferta minorista en Italia y España hacia una oferta más enfocada para los clientes affluent, como se conoce en el mundo anglosajón a los altos patrimonios y las grandes fortunas. De hecho, el nuevo lema comercial del grupo es “el banco de los empresarios” o “el banco para emprendedores”.

España ha comenzado este cambio, por delante de Italia, que verá la creación de una serie de sucursales emblemáticas o flagships más adaptadas a las necesidades del segmento de clientes affluent y que ya ha visto la consolidación de sucursales en Madrid, Barcelona, Bilbao y Mallorca.

Para los clientes minoristas o retail, se fortalecerán los servicios de banca digital en un progresivo trasvase desde las oficinas físicas.

Como publicó este periódico, Deutsche se está mostrando muy agresivo en la captación de nuevo talento en el mercado, en especial en lo que tiene que ver con gestores patrimoniales y banqueros de inversión. No obstante, la entidad no ha hecho comentarios a esta nueva información.

El banco alemán ya lleva incorporados 25 banqueros de altos patrimonios -banca privada y wealth management- en lo que llevamos de año, la gran mayoría fichajes (los últimos, desde CaixaBank, Edmond de Rothschild, Banca March o Santander) pero también algunos ascensos.