Bankinter disparó su beneficio en el primer semestre del año, dado que tuvo que contabilizar la plusvalía de la segregación de Línea Directa Aseguradora, que salió a bolsa el pasado 29 de abril. Más concretamente, ganó 1.140,3 millones de euros, frente a los 109,1 millones de las mismas fechas de 2020, un año también atípico.

Noticias relacionadas

En ese importe se encuentra sumado también el beneficio de Línea Directa correspondiente a los cuatro meses que estuvo aún bajo su paraguas, que fueron 39,9 millones. La plusvalía por Línea Directa sumó 895,7 millones.

Descontados estos dos efectos, el beneficio neto de Bankinter fue de 244,5 millones, lo que supone más del doble que en las mismas fechas del año pasado (+124,5%), marcado por la pandemia.

Dispara la rentabilidad

Bankinter logró aumentar considerablemente su rentabilidad en el primer semestre del año. Su rentabilidad sobre recursos propios (ROE), excluida la plusvalía por Línea Directa, se situó en el 9,5% al cierre de junio, frente al 7,6% de un año antes, cuando realizó fuertes provisiones por la llegada del Covid-19.

En cuanto a la solvencia, registró una ratio de capital CET1 fully loaded, la de referencia en el mercado, del 12,2%, por encima de la que le exige el BCE, que es del 7,68%.

También mejoró la ratio de mora en comparación con el año pasado y se situó en el 2,34%, con una cobertura del 62,5%. En cuanto a la liquidez, Bankinter mantiene una ratio de depósitos sobre créditos del 104,4%.

Sus márgenes registraron crecimiento frente al primer semestre de 2020, pero también de 2019. Así, el margen de intereses se situó en 639,4 millones de euros (+4,4%), el margen bruto en 914,7 millones de euros (+6%) y el margen de explotación antes de provisiones en 504,1 millones de euros (+7,3%). Los ingresos por comisiones netas fueron 265 millones de euros(+9%).

Bankinter se refuerza como referencia en Banca Privada

Los costes operativos se incrementaron un 4%, mientras que la ratio de eficiencia se redujo hasta el 44,9%, frente al 45,6% de hace un año. Contando solo el negocio de España, fue del 40,6%.

Dentro de balance, el activo total llegaron hasta los 102.645,3 millones, un 10,6% por encima de los presentados un año antes. La inversión crediticia a clientes sumó 66.896,1 millones de euros, un 5,2% más. En cuanto a los recursos minoristas de clientes, cerraron el primer semestre en 68.596,2 millones de euros, un 11,5% más.

Segmentos

El negocio de banca comercial fue el mayor contribuidor al margen bruto del banco,  especialmente por la actividad de los segmentos de clientes de mayor patrimonio (banca privada y banca personal).

El primero de ellos gestiona un patrimonio de 47.000 millones de euros, un 21% por encima de la misma cifra a junio de 2020 y con un patrimonio neto nuevo captado en estos seis meses de 1.700 millones. Por su parte, el patrimonio de los clientes de banca personal alcanza los 28.400 millones de euros, un 20% más que en el mismo periodo del año pasado, y con un patrimonio neto nuevo de 1.600 millones.

El saldo depositado en cuentas nómina alcanzó los 14.200 millones de euros al cierre del semestre, un 24% más que hace un año. El banco rebajó recientemente el importe de la nómina necesario para poder domiciliarla a través de su producto estrella.

Por lo que se refiere a la actividad hipotecaria, la cartera superó por primera vez los 30.000 millones de euros, con un crecimiento en España, sin tener cuenta EVO Banco, del 5,8%. En cuanto a la nueva producción hipotecaria realizada durante el semestre, Bankinter alcanzó un récord de 3.000 millones de euros, casi el doble que en el mismo periodo de 2020, y que igualmente superan con mucho las realizadas en el primer semestre de 2019, anterior a la pandemia, que fue de un volumen de 1.800 millones.

Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa Aseguradora, y Carlos Rodríguez, director financiero.

El banco detecta así que se ha reactivado este mercado tras el impacto inicial de la pandemia y el loan to value medio de la nueva producción es del 62%. El 72% de las hipotecas firmadas son fijas.

Los recursos fuera de balance crecieron un 21,6%, en especial la cartera de fondos de inversión, que entre propios y gestionados por terceros sumaron casi 27.700 millones de euros frente a los 22.632 millones de hace un año. Por su parte, la cartera de fondos de pensiones experimentó un alza del 16,1%, mientras que la de gestión patrimonial y sicavs, algo más de un 21%.

Por su parte, el negocio de empresas contribuyó al margen bruto con un 29% de los ingresos. La cartera de inversión crediticia empresarial cerró el primer semestre en 28.900 millones de euros, con un crecimiento del 2% frente al mismo dato al cierre de junio de 2020. Atendiendo solo al negocio en España, el crecimiento fue del 1,4%.

El negocio de consumo, operado por Bankinter Consumer Finance en España, Portugal e Irlanda, sin embargo, mantiene un crecimiento más moderado, dado el impacto negativo que sigue ejerciendo sobre esta actividad la todavía inestable situación económica y las restricciones al ocio y a la movilidad. No obstante, la cartera de inversión experimentó un crecimiento del 9% año frente al año anterior, hasta los 3.100 millones de euros