CaixaBank ha decidido rebajar el número de afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que pondrá en marcha en los próximos meses. De acuerdo con la última propuesta remitida a los sindicatos, las salidas se reducen a 7.605, frente a los 7.791 que estaban sobre la mesa antes de la reunión de este martes, según ha informado la entidad a este periódico.

Noticias relacionadas

Esta nueva afectación supone 686 salidas menos que las propuestas al inicio de la negociación, que eran 8.291. Estos trabajadores que finalmente se queden en la entidad serán reubicados en empresas del grupo, como CaixaBank Tech, la inmobiliaria Building Center, CaixaBank Payments & Consumer (medios de pago y financiación al consumo), CaixaBank Operational Services (servicios) o CaixaBank Business Intelligence (análisis de datos).

El banco, además, ha decidido mejorar las condiciones económicas con el objetivo de convencer a los sindicatos de que firmen el acuerdo a tan solo diez días de que finalice el plazo legal de negociación.

Condiciones

De acuerdo con la última propuesta del banco, los trabajadores de 56 a 63 años con una antigüedad superior a los diez recibirían el 54% del salario regulador con el abono del convenio especial de la Seguridad Social sin revalorización y descontada la prestación por desempleo.

El siguiente tramo de edad, de 54 a 55 años, con una antigüedad superior a diez, recibiría una indemnización del 53% del salario regulador multiplicado por 5,5, con el abono del convenio especial de la Seguridad Social sin revalorización hasta que el trabajador cumpla 61 o 62 años, respectivamente, pero con el descuento del subsidio del paro.

En cuanto a los empleados de 52 o 53 años con diez de trabajo en el banco, recibirían una indemnización del 50% del salario regulador multiplicado por 5,5, restando de ella la prestación por desempleo.

En cuanto a los trabajadores de 63 años o más, la propuesta se mantiene inamovible desde el inicio de las negociaciones en veinte días de salario por año trabajado con un tope de doce mensualidades. El resto de empleados recibirían una indemnización de 35 días por año trabajado, con un tope de 24 mensualidades.

Límite de adscripciones

El banco mantiene, con todo, la exigencia de que al menos el 40% de los trabajadores que se adscriban al ERE tengan menos de 52 años, algo que achaca a una necesidad de "equilibrio generacional".

Así se lo ha propuesto a los sindicatos en un nuevo encuentro en la mesa de negociación. Pese a que desde la cúpula de la entidad se ha señalado en varias ocasiones la necesidad de "acotar tiempos" y cerrar este proceso "en el tiempo más breve posible", el plazo legal de negociación termina el próximo 10 de junio, aunque es posible alargarlo si existe voluntad entre las partes.