Los representantes de los trabajadores de CaixaBank, cuya postura sigue muy distanciada de la del banco en la negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), han remitido dos cartas al presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidro Fainé, y al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), a los que piden que frenen el ajuste de empleo y que voten en contra de los sueldos de la cúpula en la próxima junta de accionistas de la entidad, que se celebra la semana que viene.

Noticias relacionadas

Tanto La Caixa como el FROB son los accionistas mayoritarios de CaixaBank y ostentan, por separado, sendas participaciones en el capital del banco del 30% y el 16,1%, respectivamente. Eran, antes de la integración, también mayoritarios en cada uno de los dos bancos y cabe recordar que de La Caixa partió la idea de la fusión entre CaixaBank y Bankia, pues fue Fainé el que inició las conversaciones con una propuesta a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

Su fuerte peso en el capital ha inspirado a los sindicatos para remitirles sendas cartas en la que piden tanto al FROB como a La Caixa que voten en contra de la propuesta de salarios de la cúpula de la entidad que el consejo de administración llevará a la próxima junta de accionistas, que se celebrará el viernes de la semana que viene.

Salarios

El orden del día de la asamblea incluye la propuesta de remuneración a los miembros del consejo de administración y, entre ellos, al consejero delegado, Gonzalo Gortázar, y al presidente ejecutivo, José Ignacio Goirigolzarri. El primero de ellos obtendrá una remuneración fija anual de 2,26 millones (la misma que en 2020), mientras que la de Goirigolzarri será de 1,65 millones.

A esta cantidad, en el caso de cumplir objetivos (rentabilidad, eficiencia, reducción de activos problemáticos, riesgos, calidad y conducta), podría sumarse un bonus de hasta 708.800 euros para Gortázar y 200.000 para Goirigolzarri, así como la recepción de acciones del banco en el marco del plan de incentivos anuales condicionados vinculados al Plan Estratégico 2019-2021 y la aportación que realiza el banco a los sitemas de ahorro a largo plazo (plan de pensiones).

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank.

El sueldo fijo propuesto para Goirigolzarri equivale a tres veces más de lo que cobraba por el mismo cargo en Bankia (500.000 euros), un banco considerablemente más pequeño que la actual CaixaBank y con el matiz de que su sueldo allí estaba limitado por haber recibido la entidad ayudas públicas. De hecho, el otrora presidente de Bankia solamente tuvo derecho a variable en 2020 y renunció a él por la pandemia.

Esta remuneración que ha sido objeto de polémica, especialmente entre los representantes de los trabajadores, que no comprenden que se produzca este salto salarial con la negociación de un ERE con tan alta afectación en ciernes.

Frenar el "salvaje" ERE

Además, les piden que ayuden a frenar el "proceso salvaje e injustificado", en referencia al ajuste de empleo, que afectará a 7.791 empleados e implicará la recolocación de otros 500. "No son ustedes ajenos a esta situación ni puede este organismo ser cómplice de la misma", les indican.

Al FROB le recuerdan que "queda bajo su responsabilidad el uso y destino que van a tener los 24.000 millones de rescate que el FROB aportó para el rescate de Bankia, ahora CaixaBank, de los cuales sólo ha recuperado poco más de 3.000 millones".

"El uso de esta gran cantidad de dinero proveniente de las contribuciones al erario público de los trabajadores y trabajadoras de este país no puede servir para destruir empleo de calidad en empresas que están generando 2.000 millones de beneficios anuales, para echar a la calle a 8.300 contribuyentes, para triplicar los sueldos millonarios de los directivos y hacer recortes abusivos en las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras", añaden.

Por otra parte, a Fainé le piden que no permita "la supremacía del dinero por encima de los valores, como no lo permite su Fundación en todos los programas que pone en marcha cada año y que ayudan a millones de personas en todo el mundo".

El envío de estas cartas forma parte de las movilizaciones que los sindicatos de CaixaBank están emprendiendo estos días en rechazo del ERE, como también la misiva que enviaron recientemente a los grupos políticos del Congreso. Estas cartas van firmadas por todos los representantes de los trabajadores del banco, es decir, CCOO, SECB, UGT ACCAM, SATE, CGT, SESFI, Unió Obrera Balear, FEC, SIB, ACB Bankia y LAB ELA.