Kaudal, la firma especializada en financiación en proyectos de I+D+i en España a través de inversión privada de Arquimea Group, prevé duplicar en 2021 el apoyo financiero que dio en 2020. Si en el año de la pandemia la compañía logró financiar a 75 empresas con 100 millones, este año quiere hacer lo propio con 150 proyectos y un presupuesto de 200 millones.

Noticias relacionadas

"Llevamos años buscando proyectos de I+D+i en todo el territorio nacional y cada año hemos ido incrementando la financiación", ha explicado Diego Fernández, fundador y presidente de Arquimea Group y Kaudal durante su intervención en el Observatorio de las Finanzas, un encuentro organizado por Invertia en su primer aniversario dentro de EL ESPAÑOL, que reúne estos días a los principales actores del sector financiero.

Desde que nació, hace quince años, la compañía ha logrado canalizar financiación por 200 millones de euros a decenas de proyectos de investigación y desarrollo, con importes de entre 250.000 euros y 3 millones de euros de media.

Todo a través del llamado mecenazgo tecnológico, una modalidad de financiación que consiste en poner en contacto a empresas que tienen derecho a las deducciones fiscales que concede el Estado por realizar proyectos de I+D+i con otras compañías a las que llaman mecenas, que tienen capacidad para apostar por el tejido tecnológico español y están dispuestas a comprar esas deducciones.

"España no es un país en el que las grandes empresas apuesten por invertir en I+D+i, prefieren invertir en ladrillo, inmuebles, valores estables y empiezan poco a poco a escuchar sobre las inversiones en I+D+i", añade Fernández, que matiza que "es una apuesta diferente al capital riesgo", dado que los mecenas "compran deducciones".

Grandes empresas

Esta misma semana, la compañía ha lanzado Orbita.k, un programa abierto en el marco de este mecenazgo tecnológico. "No queremos ser un mero financiador de I+D+i, sino arrastrar una cultura", apunta su fundador, que añade que el programa ya está siendo un éxito en sus dos primeros días, como demuestra el hecho de que su web se ha llegado a colapsar.

Aunque no ha querido dar nombres, Fernández sí ha desvelado que entre sus mecenas se encuentran grandes empresas de sectores tan distintos como los seguros, la alimentación, el transporte o las telecomunicaciones. "Al principio sus inversiones eran pruebas, después vimos que empezaban a sacar pecho", apunta.

"Cada vez tenemos más compañías grandes que hacen I+D+i y que vienen a solicitar financiación. Eso es un gran avance", añade Fernández, que achaca esta tendencia al hecho de que en España hay "un gran sector científico".

Eso sí, aunque en los rankings mundiales el nivel académico español es "alto", no lo es tanto el de la inversión empresarial en I+D+i. Sin embargo, Fernández es optimista en este sentido: "Creo eso puede cambiar. Aprovechando el mecenazgo tecnológico que tenemos se puede inyectar dinero a esas empresas tecnológicas que están desarrollando proyectos que pueden cambiar el mundo. Eso es el primer paso".