El juzgado madrileño encargado del conflicto judicial entre Santander y Andrea Orcel por el fichaje fallido del banquero de inversión como consejero delegado ha decidido volver a aplazar la vista oral, cuya celebración estaba prevista para el próximo 7 de abril. Finalmente, el juicio tendrá lugar el 19 de mayo.

Noticias relacionadas

El cambio de fecha responde a "motivos de agenda de los letrados", de acuerdo con el juzgado encargado del caso, que ha citado a las 10 horas del 19 de mayo a los contendientes.

Se trata del segundo aplazamiento que sufre este proceso judicial, que inicialmente debía celebrarse el pasado 10 de marzo. Entonces fue la preceptiva cuarentena que el magistrado debía guardar tras tener contacto estrecho con un positivo de Covid-19 el motivo que impidió la celebración del juicio.

Nuevo CEO de UniCredit

Con este cambio, el juicio se celebrará cuando Orcel ya haya sido nombrado por la junta de accionistas de UniCredit como nuevo consejero delegado del banco italiano, de forma que, de celebrarse el juicio, enfrentará a los líderes de dos de los bancos más importantes de Europa, una situación con la que los supervisores no están muy cómodos.

En esta vista tendrá que declarar, entre otros, la presidenta de Santander, Ana Botín, en calidad de testigo para dar cuenta de su versión de los hechos, que se iniciaron hace casi tres años, cuando la entidad decidió nombrar a Orcel nuevo consejero delegado y anunció su designación al mercado.

El propio banco dio marcha atrás en esta decisión apenas cuatro meses después al darse cuenta de que no podía asumir el millonario coste de hacerse cargo del bonus que el banquero perdía por salir de UBS (cercano a 50 millones), donde era corresponsable de la división de Inversión.

Este nuevo aplazamiento da más tiempo a las partes para intentar llegar a un acuerdo al que no han sido capaces de llegar durante los últimos meses.