La necesidad de ganar en eficiencia siguiendo el camino en solitario ha obligado a Banco Sabadell a plantear un plan de ajustes para su plantilla en España que, según indican fuentes consultadas por Invertia, aún no ha comenzado a negociarse con los sindicatos. 

Noticias relacionadas

Fuentes cercanas al proceso explican que la primera intención de la entidad es acometer la nueva ronda de ajustes, que también incluirá cierres de oficinas, a través de bajas pactadas y prejubilaciones. La idea es evitar en la medida de lo posible los despidos directos entre la mayor parte de los trabajadores que se vean afectados que, según adelanta 'Cinco Días', rondarían los 2.000 en España y los 900 en TSB.

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, ya confirmó la pasada semana que este viernes, durante la presentación de resultados de la entidad, daría nuevos detalles sobre el plan de eficiencia y transformación del banco que convertirá la reducción de costes en uno de sus ejes estratégicos para los próximos trimestres. 

Y eso pasa, inevitablemente, por el recorte de empleos y oficinas. Del mismo modo, Sabadell ya aceleró el plan de ajustes previstos para su filial británica TSB, con el que la entidad espera un ahorro de 100 millones de euros anuales. En concreto, este plan se llevará a cabo en solo dos años, con la idea de cerrar 2021 con todo el proceso de recortes terminado.

La entidad se ha embarcado en un plan de transformación para seguir caminando en solitario, después de quedarse 'sin novio' en el proceso de fusiones tras la operación que han pactado CaixaBank y Bankia.

Aunque se sabe que el banco trabaja desde hace meses con Goldman Sachs para buscar alternativas, fuentes consultadas explican que esas opciones no pasan necesariamente por la fusión, sino por otros procesos como las asociaciones o la venta de activos. 

Los propios directivos de la entidad llevan semanas defendiendo que acudir a una fusión para recortar costes se hace evidente en modelos "muy retail", con clientes que generan pocos ingresos unitarios, si bien Sabadell opera en un mundo "más de empresas", donde los márgenes son más elevados y la escala "no es tan importante".

Pese a ello, la reducción de costes se torna vital, también en un momento de transformación del sector en el que lo digital ha ganado peso a pasos agigantados como consecuencia de la pandemia.