No hay marcha atrás. El impulso a la operativa online que se ha disparado durante la pandemia ha llegado para quedarse. Un escenario muy favorable para las entidades nativas digitales como N26, que en estos duros meses de crisis ha logrado superar el medio millón de clientes en España.

Noticias relacionadas

La firma comandada por Francisco Sierra en España no pone límites a su expansión y espera alcanzar el millón el próximo año.

Todo un reto para el que ya tiene previsto trasladar a gran parte de su equipo a su nueva sede ubicada en un espacio de coworking en el centro de Madrid, en la calle José Abascal, reforzando aún más su apuesta por el mercado nacional.

Junto al hub tecnológico que el banco móvil tiene en Barcelona, formado por más de 100 personas, la compañía abre ahora esta una segunda oficina en la que ubicará a sus equipos de Finanzas, Comunicación y Cumplimiento Normativo.

La compañía, que en junio, y en plena pandemia, decidió retrasar sus planes de lanzar productos de crédito hasta mediados del año que viene, sí lanzará nuevos productos de ahorro que empezará a comercializar a principios de 2021 mediante un acuerdo con la plataforma Raisin que, entre otras cosas, ofrece los mejores depósitos del mercado internacional a los ahorradores.

Modelo a imitar

La firma se caracteriza por ofrecer un servicio básico de cuenta corriente y tarjeta de crédito sin comisiones, al que se suma unos planes 'premium' que ofrecen servicios de valor añadido, "para dar libertad al cliente de elegir qué servicios necesita, con un coste fijo mensual y sin cargos ocultos".

Es un sistema de suscripción similar al de Netflix o Amazon que incluso las entidades tradicionales empiezan a estudiar. Banco Santander ha sido la primera en lanzarse a esta operativa con el reciente lanzamiento de Santander One, su nueva estrategia comercial en la que también ofrece planes de servicio bajo suscripción. Eso sí, mantener la cuenta en la entidad resulta más caro por las comisiones aplicadas. En eso, los neobancos sacan años luz todavía al sector financiero tradicional.

Francisco Sierra, director general de N26 en España.

“Estamos tremendamente satisfechos de poder anunciar que más de medio millón de personas confían ya en N26. Entramos en el mercado con un concepto inédito hasta entonces: poder llevar tu banco en el móvil, dando la libertad al cliente de elegir su plan y pagar solo por los servicios de valor añadido que considere, de forma transparente y con la facilidad de realizar cualquier operación de forma sencilla, rápida y sin sorpresas”, explica Francisco Sierra, director general de N26 en España.

“Hemos hecho un gran esfuerzo para educar al cliente bancario español acerca de las ventajas de la banca 100% online, y hoy vemos cómo incluso las grandes entidades comienzan a imitar nuestro modelo de banca de suscripción. Creemos que es una señal más de que nuestra visión es la correcta y que nuestro potencial de crecimiento es enorme”, concluye Sierra.

“El éxito de nuestro modelo se basa en nuestra estructura de costes ligera y flexible, que nos permite responder con agilidad a las necesidades de nuestros clientes. Estos menores costes se traducen en cero comisiones para los usuarios, ya que no dependemos de cobrarles por cada operativa, como los grandes bancos tradicionales”, explica Francisco Sierra.

Desde que N26 aterrizara en España a comienzos de 2018, ha conseguido posicionarse en menos de 3 años como referente en banca móvil gracias a su modelo de banca a la carta. Tras duplicar el número de clientes en 2019, N26 ha seguido manteniendo su crecimiento en 2020, aumentando en un 42% su base de usuarios hasta superar ahora esos 500.000.

Ahora, el objetivo de la compañía es seguir creciendo en España gracias a su estrategia de productos Premium y autónomos, dos segmentos clave para la compañía. “Nuestro objetivo es duplicar nuestra base actual de suscriptores en 2021, por lo que en los próximos meses iremos lanzando nuevos productos y servicios”, señala Francisco Sierra.