Los bancos que operan en España siguen tomando medidas para ajustar su operativa al difícil escenario que deja para el sector financiero la expansión del coronavirus. Las entidades llevan días aplicando medidas para proteger tanto a sus empleados como a sus clientes, ajustando horarios, mediante teletrabajo y pidiendo a los clientes que apuesten por la operativa online para evitar el contacto físico. 

Noticias relacionadas

Ahora, los bancos dan un paso más y han comenzado a ajustar también su red de sucursales, de forma temporal, en aquellos puntos en los que la afluencia de clientes es más limitada. Desde este mismo martes a las 12.00h del mediodía, Banco Santander ha iniciado un proceso de división de sus equipos en la Red Comercial, como ya ha realizado en los Servicios Centrales y en las oficinas de mayor tamaño.

Desde la entidad indican que "se reubicará de forma temporal el servicio que presta a sus clientes, de manera que el personal de las oficinas que temporalmente dejarán de estar abiertas al público pasará a reforzar a los equipos de las otras sucursales para permitir su rotación, o bien pasarán a prestar servicio a sus clientes por los canales remotos desde sus domicilios".

50% de cierres

En concreto, desde los sindicatos apuntan a que la medida conllevará el cierre del 50% de las oficinas del banco por toda España. Desde la entidad explican que la mayor parte de los cierres temporales se producirán en lugares en los que exista duplicidades, así como en las oficinas con ninguna afluencia derivada del estado de alarma en el país, como las presentes en universidades, centros comerciales, etc. 

Banco Santander recuerda que, como se trata de un proceso dinámico que se irá decidiendo según la demanda de clientes y la evolución de la crisis sanitaria, los clientes que necesiten acudir a la oficina podrán consultar el listado en la App de particulares y en la web www.bancosantander.es

Del mismo modo, desde los sindicatos apuntan a que el resto de entidades se están moviendo en este sentido. "En BBVA, por ejemplo, los cierres afectarán a un tercio de las sucursales que están de cara al público", insistiendo en que esta reducción en el número de oficinas se está llevando a cabo en zonas en las que no hay demanda de las mismas. 

"Del mismo modo, hay que recordar que son movimientos dinámicos; si se observa que una sucursal que se ha cerrado requiere su apertura, se volverá a abrir", indican desde los sindicatos. También recuerdan que "la operativa de los cajeros -que permite la práctica totalidad de las operaciones del día a día- se está realizando con toda normalidad"