Las tres jornadas consecutivas de huelga en las industrias auxiliares del metal en Cádiz empiezan ya a hacer mella en las grandes tractoras: el Centro Bahía de Cádiz (CBC) de Airbus ha paralizado su producción durante la jornada del jueves por "motivos de seguridad", Navantia ha sufrido destrozos en sus materiales de trabajo y en Acerinox se empieza a acusar la falta de suministros.

Noticias relacionadas

La huelga no solo deja notarse porque faltan los trabajadores de las industrias auxiliares -unos 20.000-, sino que también se dificulta, en algunos casos, la entrada de las plantillas propias o de los camiones que abastecen a los centros de trabajo.

Navantia, que tiene centros en Cádiz capital, San Fernando y Puerto Real, ha denunciado que se ha impedido la entrada de los servicios esenciales y que "se ha puesto en riesgo la seguridad" de los centros de trabajo.

La huelga del sector del metal de Cádiz, en imágenes Laura Hernández

El momento de mayor tensión en esta empresa de construcción naval, civil y militar se registró el miércoles, cuando los manifestantes "accedieron a las instalaciones" del centro de la capital y "dañaron material de trabajo del astillero para hacer barricadas".

Desde esta compañía han remarcado la importancia de los servicios esenciales para garantizar el cumplimiento de los contratos ya adquiridos y evitar "riesgos ante futuros contratos" que generan una carga de trabajo con tanta importancia en esta provincia.

La huelga del sector del metal de Cádiz, en imágenes

Un día sin producción en el CBC de Airbus

Los "piquetes violentos" obligaron a la dirección de la planta de Airbus en El Puerto de Santa María a parar la producción durante toda la jornada del jueves para salvaguardar la seguridad de la plantilla. 

Los trabajadores no pudieron acceder al recinto y la dirección del Centro Bahía de Cádiz (CBC) decidió enviarlos a casa por motivos de seguridad, según han informado fuentes de Airbus a EL ESPAÑOL-Invertia.

La otra planta de esta compañía en la provincia de Cádiz, ubicada en Puerto Real, mantiene su producción y sus trabajadores han podido acceder a ella. A todo ello se une el descontento generalizado en la Bahía por la firma del preacuerdo con Airbus que pasa por el cierre de esta planta y el traslado de los trabajadores al CBC

El descontento viene por las industrias auxiliares que prestan servicios a esta planta y por todos los empleos indirectos que genera en Cádiz, la segunda provincia española con mayor tasa de paro.

Falta de suministros en Acerinox

La falta de suministros se está empezando a notar ya en la fábrica de Acerinox en Los Barrios. Los piquetes impiden la entrada de los camiones con las materias primas y la empresa está reestructurando sus actuaciones. De momento, la producción continúa, pero se teme que tenga que parar por la falta de suministros.

La plantilla propia está realizando paros a la entrada en solidaridad con los trabajadores de las industrias auxiliares que prestan servicios en esta fábrica de acero inoxidable, según han explicado varios trabajadores a este periódico. Unas 7.000 personas de la industrias auxiliares prestan servicios a Acerinox y los talleres de su entorno.

Agentes policiales en la huelga del metal.

El polémico convenio

Esta huelga indefinida, que está provocando barricadas, cortes de vías y concentraciones a las puertas de las industrias tractoras, se debe a la falta de acuerdo entre la patronal y los sindicatos sobre el convenio colectivo, vencido desde diciembre. 

Los trabajadores reclaman la subida del IPC cada año e insisten en que a ellos les afecta la subida de la electricidad y el encarecimiento de otros gastos. La línea roja para los sindicatos es que los empleados no pierdan poder adquisitivo.

Por su parte, la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (Femca) asegura que las empresas "no pueden soportar el cambio en las tablas salariales" propuesto por los sindicatos. "Supondría la quiebra para la gran mayoría de ellas", explica José Muñoz, el secretario general de Femca. 

Las empresas consideran que el anterior convenio colectivo ya incluía una subida del IPC y un porcentaje añadido: "Ya obtuvieron más poder adquisitivo". Además, reclaman que el nuevo convenio sea "atractivo" para los inversores de estas industrias y para "seguir creando empleo en la provincia".

En cuanto a los trabajadores por cuenta propia, desde la Asociación de Trabajadores de Andalucía (ATA) se ha pedido que se respete el derecho al trabajo. El presidente de ATA-A, Rafael Amor, ha remarcado que "uno tiene derecho a la huelga, pero siempre y cuando no perjudique a los demás".