Hello Auto va creciendo paso a paso, pero con la vista puesta en grandes objetivos. La aseguradora, con poco más de un año de vida, prevé experimentar un crecimiento exponencial este año y el próximo, pasando de las 5.000 pólizas actuales a 50.000 al cierre de 2022, ejercicio que será "el año del gran despliegue".

Noticias relacionadas

Un objetivo ambicioso que para Manuel Santiago, cofundador y presidente de la compañía, "tiene lógica", dado que Hello Auto se encuentra en su fase de despegue, según explica a Invertia. El directivo cree que a lo largo de 2021 sus pólizas se multiplicarán "como mínimo" por tres para después alcanzar las 50.000 al año siguiente.

El equipo de la aseguradora confía en atraer clientes con todas las novedades que tiene previstas para mejorar este año el servicio a los 5.000 asegurados que tienen un vehículo equipado con su dispositivo Hello Auto Conect, un asistente de conducción avanzado que se coloca en el retrovisor del coche y que, por un lado, genera información que la aseguradora utiliza para calcular el riesgo y, por tanto, el precio adecuado para cada cliente y, por otro, ofrece servicios de asistencia al conductor.

Estos clientes podrán utilizar próximamente a través de este dispositivo el servicio DGT 3.0, la plataforma tecnológica desarrollada por la Dirección General de Tráfico que permitirá conectar vehículos para poder ofrecerles información de tráfico en tiempo real sobre obras, accidentes y otras eventualidades con el objetivo de que la conducción sea más segura e inteligente.

Imagen del dispositivo Hello Auto Connect colocado en el retrovisor de un vehículo.

Los clientes de la aseguradora podrán utilizar DGT 3.0 tras el verano, cuando está previsto el lanzamiento de la nueva funcionalidad, que por el momento se encuentra en pruebas, según adelanta a este periódico el presidente de la compañía, que echó a andar en enero de 2020, justo antes de la llegada de la pandemia. Disponen de este dispositivo todos los clientes que tienen contratada una póliza Hello Auto Flex, una modalidad de pago por uso desarrollada por la aseguradora.

Esta iniciativa supone dar un salto de gigante en el desarrollo del coche conectado y de esta funcionalidad puesta a disposición por la DGT, pues, como explica Santiago, actualmente solo se instala en modelos nuevos (de hecho, de momento solamente lo tiene el nuevo SEAT León), lo que hace que su despliegue esté siendo "muy lento".

"Nosotros lo podemos desplegar en cualquier vehículo a través del dispositivo. Va a ser el primer despliegue de DGT 3.0", explica Santiago.

Amazon y Alexa

No será la única novedad que traiga 2021 a la aseguradora. La compañía trabaja también con Amazon para integrar en su dispositivo al asistente del gigante de la logística, Alexa, y permitir su uso a través de la voz. Su puesta en marcha está "muy avanzada", según afirma Santiago.

El presidente de Hello Auto explica a este periódico que la compañía también está trabajando en el desarrollo de la plataforma técnica para comercializar sus seguros a través de brókeres y comparadores, que es la parte más complicada a la hora de llegar a un acuerdo con este tipo de partners.

El seguro telemétrico

Estos avances son posibles gracias al uso de los datos de los clientes y constituirán el futuro del seguro, según el cofundador de Hello Auto. "El seguro del automóvil va a ser telemétrico en los próximos años", expone Santiago, que considera que "los coches generan muchos datos" y "cada vez son más accesibles".

La información sobre cada vehículo, tras ser trabajada y analizada, permite a la compañía ofrecer al cliente un precio personalizado de su póliza y "ajustar el riesgo al precio de forma más adecuada".

A raíz del análisis de esta información, la aseguradora ofrece a sus clientes una póliza de pago por uso, la Hello Auto Flex, que ofrece al cliente pagar una cuota de unos 10 euros al mes más una pequeña tasa (por ejemplo, de un euro) por cada vez que coge el coche. Una fórmula que busca cubrir un nicho por explorar, en el que se encuentran, entre otros, particulares con varios vehículos o empleados con teletrabajo que utilizan poco el coche.

"Se acabará imponiendo este tipo de seguros. Al sector no le queda más que avanzar. A las grandes compañías les cuesta mucho, porque tienen miles de clientes, pero posiblemente no va a quedar mucho más remedio", añade Santiago.