Airbus registró un beneficio de 362 millones de euros durante el primer trimestre de este año, frente a los 'números rojos' de 481 millones que se anotó en el mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado este jueves el consorcio aeronáutico.

Noticias relacionadas

Entre enero y marzo, el resultado neto de explotación (Ebit) ajustado fue de 694 millones de euros, un 147% más, mientras que el Ebit consolidado se situó en 462 millones de euros, un 485% superior al de un año antes.

Los ingresos, por su parte, alcanzaron los 10.460 millones de euros, lo que supone un descenso del 2% respecto al primer trimestre de 2020.

"Los buenos resultados del primer trimestre reflejan principalmente nuestro rendimiento en la entrega de aviones comerciales, la contención de los costes y la tesorería, los avances en el plan de reestructuración, así como las contribuciones positivas de nuestras actividades de helicópteros, defensa y espacio", ha resaltado el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury.

"El primer trimestre muestra que la crisis aún no ha terminado en nuestro sector y que se mantiene la incertidumbre del mercado. Estamos invirtiendo en innovación y en la transformación de nuestra compañía para alcanzar nuestros propósitos a largo plazo en toda la cartera", ha añadido.

El flujo de caja libre antes de fusiones y adquisiciones y financiación a clientes consolidado era de 1.202 millones de euros a final del trimestre, mientras que un año antes era negativo en 8.030 millones de euros, impulsado principalmente por el fuerte impacto positivo gradual del capital circulante y que refleja el continuo esfuerzo de contención de la tesorería.

El flujo de caja libre consolidado fue de 1.164 millones de euros, frente a los 8.501 millones de euros negativos a finales de marzo de 2020.

La posición de tesorería neta consolidada a 31 de marzo de 2021 se situó en 5.575 millones de euros, un 29% más que a cierre de 2020, con una posición de tesorería bruta de 22.600 millones de euros.

La compañía ha ampliado el vencimiento de la línea de liquidez suplementaria en seis meses para mantener un alto nivel de flexibilidad en el entorno de incertidumbre provocado por la Covid-19.

Para el resto del ejercicio, la compañía espera que no se produzca perturbaciones en la economía, el tráfico aéreo y las operaciones internas de la compañía que modifiquen las previsiones realizadas en febrero. Por tanto, esperan alcanzar, antes de fusiones y adquisiciones, al menos el mismo número de entregas de aviones comerciales que en 2020, un Ebit ajustado de 2.000 millones de euros y el punto de equilibrio en el flujo de caja libre antes de fusiones y adquisiciones y financiación a clientes.

Una décima parte de los proyectos comerciales

En el trimestre, los pedidos brutos de aviones comerciales ascendieron a 39, 38 de ellos de pasillo único, casi una décima parte de los 356 de un año antes. Tras las cancelaciones, los pedidos netos de aviones se situaron en 61 negativos --290 en el primer trimestre de 2020-- con una cartera de pedidos que incluía 6.998 aviones comerciales a 31 de marzo de 2021. En este segmento, los ingresos alcanzaron los 7.272 millones de euros, un 4% menos que un año antes.

Airbus Helicopters registró 40 pedidos netos, un 26% menos que un año antes, entre ellos, dos helicópteros de la familia Super Puma y un H160. Los ingresos se redujeron un 2%, hasta los 1.177 millones de euros.

En Airbus Defence and Space, el valor de los pedidos recibidos alcanzó 1.962 millones de euros, un 13% más que un año antes. Este segmento registró unos ingresos de 2.115, sin apenas variación.