El mundo empresarial español está inmenso en una nueva ola y no es por la pandemia. Esta vez la ola es por ser los más sostenibles del sector. El mercado empieza a financiar solo aquello que suene a reducción de la huella de carbono, a ser más eficientes o incluso a proyectos de almacenamiento de energía, lo que está provocando cierto sentimiento febril.

Noticias relacionadas

Y no solo afecta a las empresas. La creciente demanda de inversión "sostenible" ha llevado a cambiar la estrategia o el perfil de inversión de 253 fondos europeos en 2020. Tanto es así que solo en un año las inversiones en fondos con una inclinación ambiental, social o de gobernanza han alcanzado un récord de 1,1 billones de euros con datos de final del año.

Pero no solo. Se lanzaron más de 50 fondos ASG en Europa a lo largo del 2020. Los fondos pasivos fueron un fuerte impulsor del crecimiento de los activos, representando el 22,5% del mercado ASG en Europa a finales de 2020. Claramente un auge difícil de separar el grano de la paja, es decir, de los que realmente cumplen con los que están haciendo 'greenwashing'.

Objetivo: cero emisiones

Tres cuartas partes de la economía mundial llegarán a cero emisiones netas y los activos en ASG siguen creciendo. Ya son 115 billones de activos y casi 3.200 firmantes son inversores responsables, según Peter Sweatman, director general de Climate Strategy & Partners, durante la jornada "Planes de Acción Climática para Empresas Españolas: Mejores Prácticas Corporativas y Financieras" organizada por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 

Y en el ranking de esos Planes de Acción Climática del sector eléctrico triunfan la danesa Orsted, la italiana Enel, Xcel Energy, la portuguesa EDP e Iberdrola.

En España, además de la energética, hay otras compañías que se han subido al carro de la sostenibilidad desde hace ya muchos añosFerrovial, REE, Telefónica, Correos, Iberia, Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia, entre otros, con compromisos de emisiones cero netas entre 2030 y 2050.

Muchas de las empresas españolas ya se encuentran entre los líderes mundiales en sostenibilidad, y se beneficiarán de una mayor integración de los planes de acción climática.

Por eso, Sweatman ha pedido al Gobierno español que, según el boom que existe en el mercado, es el momento de "crear guías para la implementación de la Ley de Cambio Climático basadas en buenas prácticas que sería beneficioso para que las empresas puedan elaborar sus planes de acción climática".

Hoja de ruta hacia la neutralidad climática

Grupo de Crecimiento Verde

Alrededor de la sostenibilidad y de los criterios ASG, hace cinco años que se creó el Grupo de Crecimiento Verde. Unas 50 empresas de diversos tamaños y perfiles trabajan para impulsar una hoja de ruta en España que persiga la descarbonización de la actividad económica.

"No hay economía sostenible sin medio ambiente sostenible, la descarbonización de la economía es posible por revolución tecnológica y por ser fuente de oportunidades industriales y de empleo, y hay tecnologías disponibles y las empresas estamos dispuestas e invertir", ha apuntado por su parte, Gonzalo Sáenz de Miera, vicepresidente de esta asociación y director de Cambio Climático de Iberdrola.

"Necesitamos políticas y alianzas para avanzar hacia los objetivos". Para ello, asegura que ya están disponibles las tecnologías de forma competitiva, que la financiación existe y que los agentes están dispuestos a invertir.

"Solo faltan políticas adecuadas que den estabilidad, visibilidad y señales de precio, y, por otro lado, que se fomenten las alianzas multi agente".

Los grandes riesgos económicos - 2020

Las empresas, protagonistas

El objetivo mundial es evitar que la temperatura del planeta supere los 2ºC de media, pero mejor si el tope estuviera en 1,5ºC. Un propósito que debe ser alentado desde las instituciones públicas, pero en el que las empresas pueden aportar mucho. 

Esa es la conclusión de TCI Fund Management, el hedge fund más rentable de los últimos años, que ha llegado a la conclusión de que la economía del futuro solo tiene un camino: la sostenibilidad.

De hecho, su fundador, el milmillonario británico Chris Hohn, apuesta claramente por una estrategia de inversión a favor de las empresas sostenibles sobre el cimiento de sus 8.400 millones de dólares de beneficios en activos verdes, solo en un año. 

"Más del 35% de las emisiones totales se deben a empresas, y la mayoría de las empresas no están tomando medidas suficientes respecto al cambio climático", ha dicho durante su intervención. Para cambiar esa tendencia tiene claro que la mejor opción es obligar a los consejos de administración a que rindan cuentas de sus políticas ASG a sus inversores. 

"Hay que activar la conciencia para que el futuro sea sostenible con el medio ambiente", ha señalado el experto.