La farmacéutica británica AstraZeneca ha anunciado este martes el nombramiento de Ricardo Rafael Suárez como nuevo presidente de la compañía en España. Suárez asume el liderazgo de AstraZeneca España en una etapa clave para la compañía, marcada por el compromiso con la inversión en la investigación y el desarrollo de potentes innovaciones, y por el liderazgo de sus tres áreas terapéuticas principales (oncología, cardiovascular, renal y metabolismo; y respiratorio).

Noticias relacionadas

Además, el nuevo presidente aporta una perspectiva única sobre el entorno externo y la tendencia a un mayor enfoque de los pagos por valor, posicionando a AstraZeneca como compañía líder de la industria en el desarrollo de este tipo de acuerdos.

En palabras de Suárez, "estoy muy orgulloso de formar parte del equipo de AstraZeneca en España, uno de los países más importantes para nosotros en cuanto a crecimiento empresarial. En un momento histórico y sin precedentes como el que estamos viviendo, asumo esta oportunidad como un gran reto y me comprometo a seguir trabajando para mantener este liderazgo y, lo que es más importante, para mejorar la vida de los pacientes".

Por su parte, Eduardo Recoder, presidente de la compañía desde 2016, pasará a ser vicepresidente Comercial de Europa y Canadá y vicepresidente de Europa Occidental y del Sur tras varios años al frente del proceso de aceleración del crecimiento de la compañía en España. Tras ocupar de manera exitosa su puesto como presidente de AstraZeneca en Portugal y Brasil, Recoder ha cosechado importantes éxitos durante su etapa como presidente en España, desarrollando una organización sólida, competitiva y comprometida.

A prueba de demandas

AstraZeneca anunció este lunes que estará protegida ante hipotéticas reclamaciones de responsabilidad por productos relacionados con su vacuna de la Covid-19 que esperan la mayoría de los países con los que ha llegado a acuerdos de suministro. 

"Esta es una situación única en la que nosotros, como compañía, simplemente no podemos asumir el riesgo si en cuatro años la vacuna está mostrando efectos secundarios", aseguró al respecto Ruud Dobber, del equipo ejecutivo de Astra: "En los contratos que tenemos en vigor, estamos pidiendo una indemnización. Para la mayoría de los países es aceptable asumir ese riesgo sobre sus hombros porque es de interés nacional".